Cómo actúa el ibuprofeno y el paracetamol en los niños

8 curiosidades sobre los principales antitérmicos para los niños

A buen seguro, tu hijo habrá tenido unos cuantos procesos febriles. Para mejorar su estado general, le habrás administrado paracetamol o ibuprofeno. Muchos padres piensan que los antitérmicos son fármacos infalibles, pero no es así.

Y no lo es, entre otras cosas, porque el aumento de temperatura es una respuesta corporal fisiológica, para que las infecciones duren menos. Te aclaramos cómo actúan el ibuprofeno y el paracetamol en los niños, ambos los dos antitérmicos más consumidos.

Ibuprofeno y paracetamol para los niños, ¿cómo actúan?

Ibuprofeno y paracetamol para los niños: ¿cómo actúan estos fármacos?

1- Cuando le das un antitérmico a tu hijo, la meta no ha de ser la del descenso de la temperatura, sino la del alivio del estado general. Y eso ambos fármacos (ibuprofeno y paracetamol para niños), lo consiguen. Has de saber además que el ibuprofeno tiene, como decimos los médicos, “mayor techo analgésico”; esto es, quita mejor el dolor que el paracetamol. Eso hace que muchos padres piensen que el ibuprofeno es claramente superior al paracetamol.

2- Aunque no sea lo más importante, como sabemos que vas a estar pendiente del dato, te diremos que tanto ibuprofeno como paracetamol son fármacos muy eficaces para reducir la temperatura de niños con fiebre. Según algunos estudios, consiguen dejar con menos de 38º a un 90% de ellos. 

3- La máxima velocidad de descenso de la temperatura se alcanza durante los 60 primeros minutos tras la administración de estos fármacos.

4- La temperatura más baja se obtiene dos horas después de dar ibuprofeno oral; si le hemos dado paracetamol, la mínima se obtiene a las tres horas. ¿Eso qué supone? Muy sencillo: la velocidad de descenso térmico es mayor con ibuprofeno; con paracetamol, el descenso de la temperatura es más gradual. Además, los padres han de saber que los antitérmicos no actúan instantáneamente, sino que su efecto es progresivo y gradual.

5- Casi un 75% de los niños con fiebre que han recibido estos antitérmicos siguen teniendo menos de 38º cuatro horas después de su administración.  

6- A partir de la cuarta hora tras administrar ibuprofeno o paracetamol a un niño, la temperatura corporal vuelve a subir. Esto es, el efecto de los antitérmicos no es perpetuo. No es que en tu hijo estén siendo poco eficaces; simplemente, actúan así.

7- Los antitérmicos no son completamente infalibles; esto es, consiguen reducir la temperatura, pero no necesariamente ubicar ésta por debajo de los 38º. Su efecto medio es la reducción de la temperatura en unos 2 grados. Esto es, si la temperatura de partida del niño es cercana a 40º, es difícil que le dejen con menos de 38º.

8- Las pruebas actuales indican que el ibuprofeno tiene una potencia antitérmica ligeramente superior al paracetamol, en especial en niños mayores.