Qué alimentos debe comer el niño si está tomando antibióticos

Alimentos que afectan de manera negativa durante el tratamiento con antibióticos

Carlota Reviriego
Carlota Reviriego Nutricionista

En ocasiones, aunque no siempre, tanto los niños como los adultos pueden necesitar la ayuda de antibióticos para combatir infecciones bacterianas –sí, solo las causadas por bacterias, nunca las víricas. Para que la eficacia del medicamento sea total y no afecte a ningún parte de su cuerpo, es necesario que el pequeño lleve una correcta alimentación. Te contamos qué alimentos son los más indicados (y por qué) para un niño que está tomando antibióticos. 

La mejor dieta para un niño que está tomando antibióticos 

Qué alimentos debe comer el niño si está tomando antibióticos

Los antibióticos son sustancias químicas de origen natural, es decir, producidas por organismos vivos, aunque en la actualidad se utilizan también sus derivados sintéticos. Al enfrentarse a otras bacterias, los antibióticos las eliminan o, al menos, impiden su crecimiento.

Sin embargo, no todos los antibióticos afectan a todas las bacterias por igual, sino que diferentes bacterias presentan sensibilidades a diferentes tipos de antibióticos, de ahí que, para diferentes infecciones se utilicen diferentes antibióticos y diferentes ciclos de tratamiento.

A pesar de lo beneficiosos que son, los antibióticos deben tomarse solo bajo control pediátrico, principalmente porque su utilización indiscriminada puede causar la aparición de bacterias resistentes (el antibiótico deja de ser efectivo frente a ellas), pero además porque pueden causar problemas gastrointestinales (vómitos, diarrea, gases, pérdida de apetito y/o dolor abdominal).

Durante el tratamiento con antibióticos puede resultar beneficioso seguir una dieta que permita la repoblación del tracto gastrointestinal, ya que, lamentablemente, los antibióticos tienden a erradicar no solo los microorganismos patógenos que tienen como diana sino también toda la flora beneficiosa que los niños tienen, desde su estancia intrauterina, en su tracto digestivo.

- Probióticos y prebióticos
Los probióticos son bacterias que, según estudios realizados en el laboratorio, tienen propiedades beneficiosas para el organismo. Estos probióticos pueden consumirse en alimentos, como algunos derivados lácteos, o en suplementos (comprimidos masticables, píldoras, sobres…). 

La principal característica de estos microorganismos es que llegan vivos al tracto gastrointestinal y, aún vivos, ejercen esta función o funciones beneficiosas. Por su parte, los prebióticos son sustancias que favorecen el crecimiento de microorganismos probióticos, ya sea porque les sirven de alimento o porque hacen su estancia más favorable. Los prebióticos más estudiados son carbohidratos no digeribles como la lactulosa, aunque recientemente se ha observado que los polifenoles pueden tener también actividad prebiótica.

- Vitamina K
La población bacteriana que poseemos en el tracto gastrointestinal incluye algunas bacterias productoras de vitamina K. El hecho de que el antibiótico erradique estas bacterias deja al organismo en una situación de desventaja, ya que carece de la producción de vitamina K in situ, tan importante, por ejemplo, para la coagulación de la sangre. El aporte de esta vitamina desde la dieta (verduras de hoja verde, brócoli, coles de Bruselas o soja, por ejemplo) es esencial hasta finalizar el tratamiento y reestablecer el equilibrio microbiano.

- Fibra
Aunque puede no ser conveniente consumir demasiada fibra durante el tratamiento con antibióticos, ya que puede aumentar los gases y otros síntomas estomacales, esta sustancia favorece el crecimiento de las bacterias beneficiosas en el estómago e intestino, por lo que su aporte, tras finalizar el tratamiento, es esencial para recuperar la flora intestinal. Frutas, verduras, legumbres y cereales integrales son las fuentes de fibra más interesantes en la dieta infantil.

- Alimentos fermentados
Estos alimentos son fuentes ideales de bacterias beneficiosas para el organismo. A la vez que el antibiótico va eliminando el patógeno y estas bacterias, los alimentos fermentados (yogures, quesos, embutidos…) van repoblando el tracto gastrointestinal, permitiendo una recuperación más rápida y aliviando los efectos secundarios del tratamiento con antibióticos.

Alimentos perjudiciales si el niño está tomando antibióticos

alimentos prohibidos cítricos

Por el contrario, existen ciertos alimentos que afectan de manera negativa o bien a la absorción del antibiótico o indirectamente a las bacterias beneficiosas que se encuentran en el estómago y el intestino, y que es conveniente evitar durante el tratamiento con antibióticos, así como al terminarlo.

- Pomelo
Debido a su acidez, esta fruta afecta a la manera en que el organismo procesa el antibiótico, haciéndolo menos disponible y, por tanto, disminuyendo la eficacia del tratamiento. Aunque en menor medida, todos los cítricos presentan este problema.

- Exceso de calcio y hierro
Algunos estudios sugieren que un exceso de estos minerales dificulta la acción del antibiótico, por lo que es mejor no consumir alimentos ricos en hierro y/o calcio a la vez que se toma el antibiótico. No existe inconveniente en su consumo separado de la toma de antibiótico.

- Azúcar
Sobre todo los azúcares sencillos son esenciales para el crecimiento bacteriano, por lo que los alimentos ricos en estos carbohidratos simples facilitan el crecimiento de los microorganismos patógenos. Consumir alimentos ricos en azúcar es indeseable durante todo el proceso infeccioso.