Mitos y más mitos sobre los mocos verdes en los niños

¿Existe relación entre los mocos verdes y una posible infección?

Carla Estrada

Después de la fiebre, los mocos son uno de los temas relacionados con la salud de los niños que más nos preocupa a los padres. Y es que a los mayores nos atormenta y, rápidamente, tenemos lo peor. Pero, ¿entonces siendo demasiado exagerados? ¿qué significan los mocoso para la salud del niño? ¿de qué nos está alertando? Hoy vamos a desterrar mitos y más mitos sobre los mocos verdes en los niños. 

El verdadero significado de los mocos verdes en los niños 

mocos verdes

Ante la aparición de mocos verdes en sus hijos, muchos padres empiezan a medicar a los niños con antigripales o antialérgicos o acuden de urgencia a la consulta del pediatra con el objetivo de que acaben con esos 'benditos mocos' tan pesados y antiésticos que muchos pequeños se comen. 

En cambio, a muchos otros padres no les importa la presencia de los mocos en sus hijos, hasta que aparece en el camino el peor de los mocos, el que a mí me gusta llamar 'el malvado moco verde'; el culpable, según los padres y familia en general, de infecciones en el bebé.

Entonces es cuando inmediatamente salen a una farmacia a comprar el guerrero de los mocos verdes, el 'antibiótico' que acabará con esa temible infección que le produce al niño mocos verdes o le llevan al médico para que confirme que sí hay una infección. Pero cuál es su sorpresa cuando el doctor les explica que los mocos verde no significan infección  por lo tanto, no indicará antibióticos. ¡No se lo creen!

Comenzará aclarándoles que todas las personas tenemos mocos, en muchas partes de nuestro organismo, con funciones diferentes y que estos ayudan a un buen funcionamiento del mismo. Pero me centraré en el moco que se produce a nivel de la nariz, de donde se puede producir hasta ¾ de litro de moco al día, a través de las células caliciformes que se encuentran en la mucosa que recubre el interior de la nariz.

Normalmente este moco es transparente, delgado, tiene un 95% de agua y no sale a través de las fosas nasales, sino que la mayoría nos lo tragamos, aunque usted no lo crea.

Cuál es la función de los mocos

función y tipos de mocos

La función del moco es muy importante porque puede decirse que ayuda al organismo a estar libre de impurezas o microorganismos, ya que es un filtro que actúa como barrera de protección para mantenernos libre de enfermedades, especialmente respiratorias.

El moco puede atrapar el polen, el polvo, bacterias, virus y muchas otras impurezas, por eso es el encargado de lubricar y limpiar las membranas de la nariz y de humedecer el aire y regula su temperatura.

Cuando los virus o las bacterias entran en nuestro organismo a través de las fosas nasales, comienza a producirse abundante moco y a generar los estornudos para deshacerse de estos bichos y enviarlos nuevamente al exterior.

¿Cómo se lleva a generar moco verde? El moco que era transparente, pasará a ser semitransparente, muy fluido y abundante, y comenzará a gotear constantemente a través de las fosas nasales, descrito por los padres como 'una agüita'.

En la medida que avanza el resfriado, el moco seguirá cambiando de color y consistencia y lo que era semitransparente pasará a ser amarillo claro a amarillo verdoso y luego a diferentes gamas de verdes, y ahí es cuando recibo en la consulta a los niños con mocos verdes.

Y la razón de por qué los mocos llegan a ser verdes es porque nuestro sistema de inmunológico comienza a producir gran cantidad de células de defensa, llamadas neutrófilos, que lucharán contra los virus y las bacterias para defender al organismo de este ataque.

Las bacterias al ser fagocitadas (tragadas) por los neutrófilos, son destruidas y esto es posible por la acción de enzimas, entre estas, la peroxidasa, que tiene alto contenido de hierro que lo usa como cofactor y la oxidación de este hierro desparramado por todo el moco le da ese color verde que tanto preocupa a los padres.

Para que los padres se queden tranquilos, esta sería la conclusión

- Los mocos verdes no significa que haya un proceso infeccioso, por tanto, el niño o niña no necesita de la administración de antibióticos para combatirlos.

- El uso de los antibióticos cuando no es necesario genera una resistencia de las bacterias al tratamiento, por lo cual no se debe indicar o abusar de los mismos.