Cómo eliminar las legañas del bebé

Consejos para limpiar de legañas los ojos del bebé

Muchos bebés se despiertan con los ojos llenos de legañas. ¿Es esto normal? Pues en la mayor parte de los casos si. Esto se debe a varias razones: una de ellas es que los bebés pasan mucho tiempo dormidos, por lo tanto son muchas las horas que tienen cerrados sus ojos por lo que el agua de las lágrimas no se evapora, sino que se acumula y además no es drenado correctamente como ocurriría si el ojo estuviera abierto más tiempo. Pero, ¿cómo eliminar las legañas del bebé?

Por qué mi bebé tiene legañas

Cómo quitar las legañas al bebé 

Cuando el ojo está abierto las lágrimas que hidratan el ojo pasan a la nariz del bebé a través de unos conductos de drenaje. Si estos conductos son demasiado estrechos o están tapados, estaríamos ante un caso de estenosis del conducto lagrimal, que puede resolverse por sí solo o bien puede necesitar la intervención médica para abrir ese conducto, una vez que el bebé cumpla el primer año de vida.

Otra de las causas del exceso de legañas en los bebés es la conjuntivitis. Si a la acumulación de legañas sumamos ojos enrojecidos, picor o hinchazón, puede tratarse de un proceso infeccioso y tenemos que acudir al pediatra para valorar si es vírica, bacteriana o alérgica y pudiera requerir además de la limpieza ocular tratamiento con antibióticos.

Consejos para eliminar las legañas del bebé

- Para mantener una buena higiene de los ojos del bebé conviene limpiarlos dos veces al día. Si nuestro bebé tiene legañas es importante no intentar abrir sus ojitos en seco para evitar provocarle daños. 

- Antes y después de limpiar los ojos del bebé tenemos que limpiarnos bien las manos para evitar contagios o infecciones.

- Para eliminar las legañas una opción es echarle suero fisiológico ocular para poder reblandecer los restos que quedan en el ojo y eliminarlos con ayuda de una gasa esterilizada realizando movimientos suaves desde la nariz hasta la oreja. 

- Una postura cómoda para realizar la limpieza de los ojos del bebé es ponerle boca arriba, echar el suero en su ojo y ladear suavemente su cabeza hacia fuera, no hacia la nariz, para que el suero llegue a toda la superficie ocular y no se moje el otro ojo.

- No debemos emplear nunca algodón ya que puede dejar restos en el ojo.

- Para evitar posibles infecciones es importante utilizar una gasa para cada ojo limpiando cada uno de manera individual.

- También se pueden emplear toallitas de higiene ocular en lugar de gasas esterilizadas para limpiar los ojos del bebé.

- Otra opción para la limpieza de los ojos de los bebés según sostienen algunos voces es usar leche materna. Una vez extraída se introduce en un gotero esterilizado y se aplican unas gotas en cada ojo. Según sostienen algunas voces las propiedades de las leche materna, por los anticuerpos que contiene, ayuda a prevenir posibles infecciones en el ojo del bebé.

Uno de los remedios caseros más extendidos para la limpieza de las legañas es el uso de manzanilla, por su efecto antiinflamatorio y antiséptico. Aunque según muchos expertos apuntan, esta opción está cada vez más en desuso porque al no ser una higiene aséptica, puede provocar alergias e infecciones ya que el agua donde se realiza la infusión no está estéril y además podemos verter en el ojo restos de la planta sin desearlo.