Cuando el niño ve lucecitas o chiribitas

Posibles causas de los fosfenos en niños

Es normal que muchos niños vean en algún momento lucecitas brillantes o chiribitas, aunque no suele ser preocupante si ocurre ocasionalmente, conviene consultarlo con el oftalmólogo. Hay varias patologías que podrían salir a la luz cuando el niño ve lucecitas o chiribitas

En Guiainfantil.com te contamos las posibles causas de esta sintomatología tan curiosa.

Por qué el niño ve lucecitas o chiribitas

cuando los niños ven lucecitas

No es raro que en alguna ocasión los niños tengan este tipo de visiones, especialmente tras hacer un esfuerzo, correr o hacer deporte, aunque también puede aparecer al levantarse rápidamente de la cama o al frotarse los ojos con fuerza.

Esta patología se conoce en el argot médico como fosfenos, y como es algo muy común y no aparece junto con un dolor continuo, no solemos darle importancia, pero conviene observarlo, ya que en ocasiones puede desvelarnos una anomalía en el organismo.

 1. Al frotarse fuerte los ojos. Cuando nos frotamos los ojos con fuerza estamos estimulando las mismas células que cuando miras una luz brillante, es decir, las células fotosensibles de tus ojos. Hay que tener en cuenta que los ojos no son más que simples nervios ópticos, una puerta de entrada de la imagen, y que la visión real se hace con el cerebro. Así que, al estimular esos nervios con las manos, el cerebro reacciona viendo lucecitas, a veces dispersas y otras con formas geométricas.

2. Otra de las causas de que el niño vea lucecitas o chiribitas es levantarse rápidamente de la cama o cuando estamos agachados y nos levantamos de golpe. En estos casos no hay que preocuparse excesivamente si no es un suceso muy recurrente, pero si sucede todos los días, o muy a menudo, convendría consultarlo con el pediatra.

3. Cuando el niño tiene la presión demasiado baja, y el corazón no es capaz de bombear sangre con fuerza hacia el cerebro. Entonces esta visión de chiribitas suele ir acompañada de mareos o dolores de cabeza y debemos llevarle al pediatra sin falta.

4. Las migrañas fuertes y las epilepsias también pueden provocar este efecto óptico.

5. Si el niño ve lucecitas frecuentemente o ve destellos de luz es importante no restarle importancia y llevarle rápidamente al oftalmólogo, ya que estos síntomas puede desvelar una enfermedad más preocupante como una diabetes o una lesión en la retina.