Cómo hacer un lavado nasal al bebé en 2 pasos

Cómo quitar los mocos al bebé de forma sencilla y efectiva

Cuando el niño está resfriado o tiene una infección respiratoria, el síntoma más evidente son los mocos. Si ese exceso de mucosidad no se elimina, el bebé corre el riesgo de padecer otras enfermedades como otitis o bronquiolitis.

Pero, ¿cómo eliminar ese exceso de mocos en los bebés si no saben sonarse? El remedio más eficaz consiste en mantener la nariz limpia, en Guiainfantil.com te explicamos cómo hacer un lavado nasal al bebé en 2 pasos.

Así se hace un lavado nasal al bebé en 2 pasos

Cómo hacer un buen lavado nasal en bebés y niños

1. Limpiar la nariz de tu bebé con agua de mar

El agua de mar es una solución 100% natural, muy útil para la limpieza, hidratación y descongestión nasal del bebé. Para hacerla efectiva con la mucosa nasal hay que eliminar el exceso de sal. Para ello, algunas aguas de mar son diluidas con agua purificada, perdiendo así los minerales y oligoelementos del mar (calcio, magnesio, potasio…) y sus beneficios.

Por ello, es importante elegir un agua de mar que sea 100% agua de mar no diluida, conservando todas sus propiedades. ¿Cómo podemos aplicarla?

-Tranquiliza al bebé y colócale en posición tumbado boca arriba girándole la cabecita para que la tenga un poco de lado.

- Introducimos la boca del spray de agua de mar por uno de los orificios y pulverizamos durante 2 o 3 segundos

- Extraemos el spray y nos cercioramos de que el agua de mar ha entrado bien en las vías respiratorias para facilitar la expulsión de los mocos. Sabremos que lo hemos hecho correctamente si de la nariz del bebé gotea una parte del agua de mar o si le sale por el otro orificio nasal. 

En este proceso no debemos preocuparnos si el agua de mar cae sobre la cara del bebé pero lo que nunca debemos hacer es verter unas gotitas de agua sobre un algodón y limpiarle la nariz con él, no es efectivo.

Se trata de lograr que el agua de mar penetre bien en la nariz de nuestro bebé y expulse los mocos, así evitaremos que lleguen a los pulmones e incluso a los oídos.

2. Aspirar la nariz para eliminar mucosidades

Una vez que hemos terminado con el lavado, tenemos que eliminar los restos de mucosidad que hayan podido quedar dentro con un aspirador nasal. Para hacerlo correctamente:

- Coloca un recambio en el cuerpo central del aspirador.

- Coloca la boquilla de aspiración en tu boca y el extremo del recambio justo en la entrada de uno de los orificios de la nariz de tu bebé.

- Aspira suavemente, poco a poco y de forma regular, por la boquilla de aspiración.

- Repítelo en el otro orificio nasal con el mismo recambio. Tira a la basura el recambio sucio, para prevenir el riesgo de infecciones posteriores.

Consejos para hacer un buen lavado nasal al bebé

Para que el lavado nasal con agua de mar a nuestro bebé sea efectivo y le ayudemos a respirar mejor, es conveniente seguir estas pautas:

- Podemos hacer varios lavados nasales al día, ya sea que el bebé tenga una infección respiratoria o simplemente para llevar una buena higiene nasal.

- Hemos de saber que nuestro bebé intentará resistirse, pero es una rutina necesaria que será cada vez más aceptada por él con el paso de los días.

- Para que un lavado nasal sea efectivo, no sirve con echar 3 o 4 gotas, hay que aplicar un buen chorro de agua de mar en cada orificio.

- También es importante hacer el lavado con el bebé tumbado, si está sentado es más complicado que sujetemos bien la cabeza y puede que el bebé realice algún movimiento brusco que le provoque algún dolor durante la limpieza.

- Por último, la higiene durante el proceso es fundamental. Es muy importante que el recambio se deseche cada vez que se utiliza. De esta forma prevenimos el riesgo de que existan infecciones posteriores.