Qué tipo de jabón es más recomendable para niños

Elegir mal el jabón puede afectar la piel del niño y su sistema hormonal

La hora del baño tanto para los bebés como para los niños, además de ayudarles a adquirir hábitos de higiene y rutinas, se convierte en un momento especial de relajación y también de juego, aunque es muy importante tener en cuenta el tipo de jabón que empleamos ya que no todos los productos son buenos para la salud de nuestros hijos.

La piel de los niños y sobretodo la de los bebés tiene varias diferencias con la de los adultos. Por un lado el nivel de acidez de la epidermis de los más pequeños es inferior a la de los mayores y por otro lado hay que tener en cuenta también que el grosor de la capa externa es menor. Esto nos lleva a preguntarnos, ¿qué tipo de jabón es más recomendable para nuestros hijos?

¿Qué jabón es el más adecuado para los niños? 

 Jabones buenos para niños y bebés

Debemos tener en cuenta unos cuidados adecuados a estas características y elegir el jabón más adecuado para su higiene corporal que no provoque daños ni irritaciones y respete la delicada piel de los más pequeños. 

- Muchos pediatras sostienen que debemos evitar los jabones alcalinos que pueden irritar la piel de los niños. Recomiendan usar por el contrario jabones neutros, con baja acidez, preferiblemente los de pH neutro, y antibacterianos, que no tengan perfume.

- Según recomienda la Asociación Española de Pediatría no es necesario utilizar jabón a diario, salvo en zonas sucias como manos o axilas. Y además conviene realizar un buen aclarado posterior ya que los restos jabonosos pueden irritar y resecar la piel de los niños.

- Además según los expertos no es necesario aplicar demasiada cantidad y hay que aplicarlo de manera suave para no dañar su piel.

- Los jabones con componentes 100 por cien naturales evitan cualquier agente agresivo, además de limpiar en profundidad y aumentar la protección tanto de la dermis como de la epidermis de los niños. 

Cómo afecta a algunos niños el uso de ciertos jabones   

Los compuestos químicos o parabenos de algunos jabones según sostienen algunos expertos, pueden perjudicar la piel de los niños no sólo a corto plazo causando irritaciones sino también a largo plazo dañando su epidermis y afectando incluso a su sistema hormonal.