La liebre y la tortuga. Fábula infantil

La liebre y la tortuga. Fábula infantil

La liebre y la tortuga dicidieron competir en una carrera. La liebre estaba muy segura de ganar y reía de la pobre torguga, que avanzaba por el camino paso a paso. Tanto se confió la liebre que decidió echar una siesta antes de llegar a la meta. La tortuga siguió caminando y mientras la liebre dormía, la tortuga ganó la carrera.

Moraleja: La perserverancia siempre triunfa, y no hay que confiarse ni burlarse de los demás.