Panacota con salsa de fresas. Un postre italiano para los niños

Estefanía Esteban

La Panna Cotta, que en italiano quiere decir nata (o crema de leche) cocida, es un postre delicioso y muy versátil. Puede ser acompañado de distintas salsas, de fresas, chocolate, de dulce de leche, de limón, así como de mermeladas de diferentes sabores.

Aunque su preparación sea rápida y fácil, la panacota necesitará estar en la nevera para que se cuaje, antes de que sea servida. Su presentación tanto puede ser individual o colectiva. En los dos casos, hay que desmoldarla para luego adornarla y dejarla aún más exquisita con la salsa de fresas. ¿Te animas hacer este postre para la familia?

Ingredientes:

  • 4 hojas de gelatina sin sabor
  • 500 ml. de nata o crema de leche para montar
  • 300 ml. de leche entera
  • 50 gramos de azúcar glas
  • 2 cucharadas de extracto de vainilla

Para la salsa de fresas:

  • 250 gr. de fresas
  • 100 gr. de azúcar granulado

Cómo preparar la panacota con salsa de fresas:

1- Lo primero, poner las hojas de gelatina en remojo en un poquito de agua fría, para que se hidraten. Reservar.

2- En una cazuela, mezclar la nata o crema de leche, la leche, el extracto de vainilla y el azúcar, y llevar al fuego, sin dejar de remover, para evitar que se pegue al fondo.

3- Cuando empiece a hervir, añadir la gelatina escurridas. Mezclar todo muy bien hasta que se disuelva y retirar la cazuela del fuego.

4- Volcar la mezcla de la panacota en un fuente amplia, pasando por un colador, para que se enfríe rápidamente.

5- Llenar pequeños recipientes individuales con la panacota y llevarlos al frigorífico para que se cuaje, durante unas 4 o 5 horas, mínimo. No olvidarse de taparlos con un film transparente.

6- Para hacer la salsa de fresas solo se necesita limpiar y cortar las fresas en rodajas finas y luego llevarlas al fuego en una cazuela con el azúcar granulado y una cucharada de agua. Dejar que se vaya reduciendo hasta que note que tiene una consistencia acaramelada.  Sacar del fuego y dejar enfriar.

7- Cuando la panacota esté hecha, desmoldarla en un plato, cubrirla con la salsa de fresas y espolvorear con un poquito de azúcar glas.

Nuestro postre italiano está listo para sacar la sonrisa de los niños…