Milium o milaria en bebés, una de las lesiones más común en la piel del recién nacido

Diferencias entre el acné neonatal y el milium o milaria

Carla Estrada

El rostro del bebé es una de las partes del cuerpo quizás más delicada, ya que está expuesta a cambios constantes y está en continuo contacto con el medio ambiente. Durante los primeros meses, hasta que adquiere su aspecto "normal", sufre multitud de modificaciones. En las primeras semanas pueden aparecer, sobretodo en el rostro del bebé, granitos o manchas, que producen gran preocupación en los padres, pero afortunadamente, no tienen ninguna trascendencia y desaparecen solas en días o semanas. ¿Sabías que una de las lesiones más frecuentes es el milium o milaria, granitos blancos o amarillentos y duros que aparecen en mejillas y nariz?

Qué es el milium o milaria

Qué es el milium o milaria

A pesar de ser también una patología frecuente, con una incidencia del 40%, el milium o milaria neontal no se considera un problema de salud grave para el recién nacido. Se trata de una pápula dura o erupción de la piel de aproximadamente 1 a 2 centímetros de diámetro, de aspecto blanco opalescente, perlado o amarillento y que aparece en la cara (frente, mejillas, nariz y barbilla). Al exprimirlos (algo que no se aconseja bajo ningún concepto), sale un material queratinoso, muy parecido a una pequeña perla blanca o levemente amarilla, la cual está formada por restos de células queratinocíticas.

En algunos casos (los menos frecuentes), los quistes de milium también pueden aparecer a nivel de encías y línea media del paladar, llamándose en estas zonas,  “perlas de epstein”, con una incidencia del 85%, o sea, es bastante frecuente en el recién nacido. Sufren exfoliación espontánea, o sea, desaparecen solas, sin necesidad de tratamiento médico, en unas semanas o pocos meses (el millium es raro después de los 4 meses).

Origen y diagnóstico del milium neonatal 

Esta circunstancia se produce cuando quedan atrapadas las células epiteliales muertas de la epidermis en la superficie de la piel del rostro del neonato o encías, lo que causa la formación del punto blanco perlado. Otra teoría dice que el milium o miliaria neonatal se produce por estimulación de las glándulas sebáceas por parte de las hormonas maternas que aún circulan en la sangre del recién nacido.

En cualquier caso, su diagnóstico es muy sencillo de realizar, ya que no requiere de ningún examen especial. La exploración física del pediatra es suficiente para diagnosticarla. Sí es cierto que, a veces, es confundido con el acné neonatal, pequeños granitos rojos, algunos en forma de pústula (con una puntica blanca) que aparecen por el rostro y cuero cabelludo a partir de la tercera semana de vida del bebé, pero nada tienen que ver (aquí se desconoce la causa de su aparición y se manifiesta en la tercera semana de vida). 

Cuando observamos la aparición de estos quistes, como padres surge la preocupación de que el bebé tenga algún malestar o incomodidad, pero el milium neonatal es una patología benigna, que no causa ningún malestar, ni escozor y mucho menos dolor en el recién nacido. Tampoco presenta fiebre, ni otra sintomatología.

Tratamiento y recomendaciones para el milium neonatal

El milium neonatal no requiere de tratamiento médico, ya que como referí anteriormente, son lesiones benignas y superficiales, que desaparecen espontáneamente a las pocas semanas. Eso sí, es aconsejable y muy importante seguir las siguientes recomendaciones, para evitar complicaciones infecciosas o lesiones cicatriciales

- Consultar con su pediatra, quien hará el diagnóstico de la patología y recomendará la conducta adecuada a seguir.

- No pellizcar, ni tratar de sacar los quistes, lo que podría desembocar en procesos infecciosos y posibles lesiones cicatriciales en el rostro del bebé.

- Lavar las manos del bebé con agua y jabón y también las de la mamá y el papá cuando vayan a coger en brazos al pequeño. Hay que extremar las medidas de higiene. 

- No besar y no estar tocando constantemente el rostro del recién nacido.

- Y, por supuesto, no automedicar, ni utilizar cremas, ungüentos u otros medicamentos que puedan más bien complicar el cuadro clínico, llevando a prolongar la patología o generar otras que complique la salud del recién nacido.

Puedes leer más artículos similares a Milium o milaria en bebés, una de las lesiones más común en la piel del recién nacido, en la categoría de Cuidados de la Piel en Guiainfantil.com.