Seguridad vial infantil

Los padres son los únicos responsables de la seguridad de sus hijos

Según datos de Unicef , más de 20 mil niños de un año hasta los 14 años de edad son víctimas mortales en accidentes de tráfico en países ricos cada año. La encuesta concluye que eso se debe a que los niños no utilizan sistemas de seguridad o lo hacen de manera incorrecta.

La mejor forma para la prevención de accidentes es la educación. Con buena información y concienciación, además del uso de sistema de seguridad infantil , la cifra de niños fallecidos en accidentes de tráfico podría reducirse en un 75%. Los padres deben asumir que son ellos los únicos responsables de la seguridad de sus hijos cuando viajan en coche.

Las consecuencias para el niño de no viajar seguro

bebé en sillita de coche

Un impacto fuerte puede provocar graves lesiones en los bebés y en los niños. En el 80% de los casos, las zonas más afectadas son la cabeza y cuello. Mientras que para un adulto la cabeza representa un octavo del peso total, para un niño representa una cuarta parte, ya que el 25% del peso de los niños se encuentra en la cabeza. Al no tener bien desarrollados aún los músculos del cuello, éste no podría soportar un choque violento, lo que puede tener graves consecuencias, como lesiones en las vértebras y médula espinal.

Los accidentes de tráfico son la causa más frecuente de lesiones múltiples en los niños:

- Cuando un niño es atropellado puede sufrir un traumatismo craneoencefálico o vertebral, lesiones viscerales, o fracturas de extremidades.

- Cuando un niño está en un vehículo que se choca contra un poste o un árbol, o que se colisiona con otro coche, si lleva sistema de retención adecuado, podrá tener lesiones torácicas y abdominales. Si no lleva sistema de retención adecuado, podrá morir en el acto o sufrir un traumatismo craneoencefálico.

- Cuando un niño va en motobicicleta. Los menores que viajan con un adulto en una moto o en una bicicleta, aunque vayan en un asiento específico para ellos, sufren lesiones en las extremidades superiores e inferiores, incluyendo amputaciones de manos y pies.

El ejemplo de los padres en cuestión de seguridad vial

Los niños aprenden por imitación de conductas, por lo que es imprescindible que sean los padres los primeros en dar el ejemplo. Si los hijos ven que sus padres se ponen el cinturón, ellos también harán lo mismo y no discutirán el uso de los sistemas de seguridad en cuanto entren al coche. Hay casos en que son los propios niños quienes advierten a sus padres cuando incumplen esta norma de tráfico. Por esta razón, es muy importante que los mayores tengan conductas lo más correctas posibles. Lo más conveniente, es enseñar a los niños el uso de los sistemas de seguridad indicados, sea cual sea el trayecto. De este modo, los niños se acostumbrarán a utilizarlo como una norma cada vez que se suban al coche. Hay que recordar que la seguridad de los niños en el coche depende del adulto.

La conciencia de los conductores con los niños

Los asientos o sillas de seguridad para bebés y niños constituyen la medida más efectiva para prevenir los accidentes de tráfico. Por lo tanto, para proteger la vida de los bebés y de los niños es imprescindible el uso de las sillas de seguridad en el coche. Es necesario destacar la importancia de proteger a los niños. Que los conductores de los niños sean más conscientes en cuanto, por ejemplo, a la velocidad. Está físicamente demostrado que a una velocidad de 60 km/h, ningún brazo es capaz de retener a un niño de 18 kilos. En caso de una colisión frontal, su peso llegaría a ser de más de una tonelada.

Fuente consultada: - Dirección General de Tráfico - DGT Revista de supermotor.com