La hiperproducción láctea durante la lactancia

Qué es la hipergalactia y cuáles son las causas

Iván Carabaño AguadoPediatra

De igual modo que la hipogalactia (producción escasa de leche materna)  es un fenómeno relativamente frecuente y que causa una gran preocupación a las madres, la hipergalactia (hiperproducción de leche materna) es un cuadro clínico mucho menos conocido, y de él se habla bastante poco, tanto dentro como fuera de la comunidad científica.

¿Qué es exactamente la hipergalactia y cómo afecta a la lactancia materna?

Qué es la hipergalactia o hiperproducción láctea y cómo afecta al bebé

bebé mama

Por regla general, la cantidad de leche que se produce viene condicionada por la demanda que ejerce el niño. En la hipergalactia hay un desequilibrio entre la oferta y la demanda. Así, la producción de leche es mayor que la demanda de la misma por parte del bebé. 

La causa que desencadena este abundancia productiva se desconoce, y el cuadro tiene una cierta tendencia a repetirse en sucesivas gestaciones.

Aunque, desde un punto de vista conceptual, la hiperproducción láctea podría parecer benigna e intrascendente, con frecuencia genera clínica en el niño. Los síntomas más alarmantes son: atragantamiento, cianosis (color azulado de la piel), tos y vómitos. Además, puede haber irritabilidad. Por estos hechos, el cuadro muchas veces se confunde con una enfermedad por reflujo gastroesofágico. La madre, por su parte, manifiesta síntomas derivados de la congestión del pecho.

Tratamientos para la hipergalactia en madres lactantes 

Desde el punto de vista terapéutico, las estrategias más eficaces son: promover un 'efecto pinza' sobre el pecho al inicio del amamantamiento, ofrecer tomas frecuentes (antes de que el niño reciba el pecho con mucho hambre), permitir que el niño pare las veces que sea necesario durante la toma.

La evolución suele ser favorable. Hacia los tres meses de amamantamiento, las madres suelen referir la resolución del proceso.