La lateralidad en los niños

Qué es la lateralidad cruzada en la infancia

Sara TarrésPsicóloga Infantil

Casi sin darse cuenta, los niños utilizan una mano de forma preferente, si miran por el objetivo de una cámara usan un ojo antes que otro o cuando chutan un balón lo suelen hacer con el mismo  pie. Hay un lado del cuerpo que utilizan más que otro. Tiene que ver con la lateralidad.

¿Sabes a qué nos referimos cuando hablamos de lateralidad o lateralidad cruzada? Hoy te explicamos estos conceptos para que puedas comprenderlos mejor y entiendas por qué no se debe forzar a un niño a usar una mano

¿Qué es la lateralidad en la etapa infantil?

Lateralidad cruzada en la infancia

Explicado de forma sencilla, la lateralidad es la preferencia que todos tenemos por utilizar una parte de nuestro cuerpo. Uno de los ejemplo más claros es el uso de una mano por encima de la otra, así encontramos personas diestras o zurdas, pero también ambidiestras. La lateralidad no se limita solo al uso de las manos y extremidades, también ocurre lo mismo con el oído y el ojo. 

En la gran mayoría de personas el hemisferio cerebral izquierdo rige la mitad corporal derecha mientras que el hemisferio derecho es el que guía la mitad izquierda. Aún se desconocen los motivos de esta especialización cerebral 

Cómo evoluciona la lateralidad en los niños

La lateralidad es un proceso dinámico que pasa por diferentes fases hasta que aproximadamente a los 6-7 años termina por establecerse definitivamente. Es importante que cuando el niño llegue a la edad de escolarización obligatoria (6 años) haya adquirido su lateralización

El adecuado desarrollo de la lateralidad es imprescindible para un correcto aprendizaje de la lectoescritura, la elaboración de su esquema corporal, la organización de las referencias espaciales derecha-izquierda

- Fase de indiferenciación (0-2 años): Se trata de un momento en el que el niño no tiene definida su lateralidad. El pequeño descubre que tiene dos manos y que le pertenecen. Es la etapa en la que le gusta agarrar y tirar los objetos que manipula y se da cuenta que esto le permite interaccionar con el medio.

- Fase de alternancia (2-4 años): Periodo en el que el niño se vuelve todo un explorador, todo le fascina y por ello necesita ir de un lado para otro y tocar todo lo que esté a su alcance. Si lo observamos detenidamente veremos que aún utiliza las dos manos de forma indistinta para hacer cualquier tipo de actividad.

- Fase de automatización (4-6 años): A partir de los 4 años, veremos cómo poco a poco el niño va automatizando sus gestos. Es el momento en el que el niño empieza a utilizar más un lado que otro. Así empezará a mirar por un agujero por el ojo dominante, llevarse el auricular del teléfono al oído preferente, chutar la pelota con el pie dominante, coger el lápiz para escribir o un vaso para beber con la mano que finalmente va usar.

Como vemos, la lateralización se encuentra interrelacionada con el conjunto de las funciones motrices y a la vez interviene en todos los niveles del desarrollo del niño. 

Tips de lateralidad

Existen distintos tipos de lateralidad:

- Diestro: donde hay predominio cerebral del hemisferio izquierdo y realizaciones motrices de derecha.

- Zurdo: cuando el hemisferio cerebral derecho es quien guía y ejerce la acción motora del lado izquierdo de forma dominante.

- Diestro falso: son aquellas personas que han sido obligadas a realizar tareas con la derecha cuando se consideraba la zurdera como una enfermedad. Afortunadamente este tipo de creencias ya han desaparecido prácticamente de nuestra sociedad.

- Ambidiestro: zurdo para algunas actividades y diestro para otras.

- Lateralidad cruzada: mano y el ojo predominante no pertenecen al mismo lado.