Qué hacer cuando a un niño le sangra la nariz

Aunque estén sanos y no se hayan llevado algún golpe, hay niños a los que les sangran la nariz con mucha facilidad. Yo, de niña, era así. Me sangraba la nariz así, sin más y de repente, en el aula del colegio, en la calle, jugando, comiendo...

Al principio, yo me asustaba, pero con el tiempo acabé acostumbrándome. Del mismo modo que un día empezó a sangrar, mi nariz también "cerró el grifo". Ya no me acuerdo cuándo ha sido la última vez que sangré por la nariz.

Cuándo le sangra la nariz a un niño

Niño al que le sangra la nariz

Aunque parezca no tener una causa determinante, el sangrado de la nariz puede ser provocado por muchos factores. A un niño le puede sangrar la nariz cuando:

- Presenta venas o capilares muy superficiales que cuando son tocados se revientan.

- Suele presentar muchos mocos y no se los limpia

- Se hurga a menudo la nariz

- Es alérgico al polen y por lo tanto tiene mayor propensión a estornudar

- Va o vive en lugares de altas temperaturas. El calor contribuye a la dilatación de los vasos sanguíneos

- Va o vive en lugares muy secos. El moco se seca y al intentar sacarlo, se le puede sangrar la nariz al niño.

Mejor que conocer lo que puede provocar un sangrado de nariz es saber qué se puede hacer y lo no es aconsejable hacer cuando ocurre un sangrado. Si a tu hijo le sangra la nariz:

- Jamás intente poner hielo bajo la nuca. Es mejor aplicar el hielo, envuelto en un paño, directamente sobre la nariz.

- No es recomendable que se tapone la nariz con algodones o con gasas porque al retirarlos se podría romper el coágulo y empezar a sangrar otra vez.

- No es aconsejable, cuando a un niño le sangra la nariz que se eche su cabeza hacia atrás, ya que eso podría aumentar la presión de la sangre, haciendo con que tarde más a formarse el coágulo. Además, el niño podría tragarse mucha sangre.

Lo ideal en estas situaciones, es apretar la fosa nasal sangrante durante por lo menos unos diez minutos. Durante este tiempo se formará el coágulo que caerá de forma natural cuando ya esté seco. Sólo en el caso en que persista la hemorragia, se tendría que llevar el niño al médico. Me acuerdo que una vez he sangrado tanto por la nariz, y como nada resultaba, el médico tuvo que hacerme una cauterización de venas, es decir, "quemar" la vena para que no volviera a sangrar. Pero eso ocurre en casos específicos, claro.

Vilma Medina. Directora de GuiaInfantil.com