Cuando los niños comen mal

Se dice que un niño come mal cuando ingiere poca cantidad de alimentos y de poca variedad. Y las casuas de que un niño coma mal suelen estar relacionadas con que no tengan buenos hábitos familiares a seguir. Además, estos trastornos alimenticios suelen comprometer el crecimiento de los niños y disminuir su sistema inmunológico.

Por qué algunos niños comen mal

niño que no quiere comer

Uno de cada tres niños come muy poca variedad de alimentos y casi la mitad de ellos no llega a comer nunca alimentos como verduras, legumbres o pescados. Además, un 4 por ciento de estos niños acaba teniendo problemas de obesidad, bien como otros trastornos alimenticios, llegada la adolescencia. Los malos hábitos familiares, es decir, la ausencia de normas en los horarios de las comidas son la principal causa de estos trastornos.

Los padres, por la falta de tiempo, incluso para cocinar, o para evitar algún enfrentamiento o tensión con los niños, acaban cediendo a los caprichos y deseos de los hijos. No se planifica un menú y se deja a un segundo o tercer plano la dieta equilibrada para los hijos. Un 75 por ciento de los niños comen viendo la televisión, y un 70 por ciento de los padres reconoce no tener el control sobre la alimentación de los hijos.

Los expertos en alimentación infantil coinciden de que el papel que tienen los padres sobre la alimentación de los niños, es esencial e importante. Los padres deberían seguir algunas pautas:

- Intervenir con paciencia, firmeza y conciencia a la hora de reforzar los comportamientos positivos en relación a las comidas de los niños.

- Evitar conflictos, tensiones y discusiones a la hora de la comida. Estas situaciones pueden generar estrés y ansiedad tanto para los niños como a sus padres.

- Jamás deben ceder y permitir que los niños elijan lo quieran comer, diariamente.

- Que el momento de la comida sea un encuentro familiar, de dialogo, agradable.

- Evitar que los niños coman viendo la televisión. Los niños deben aprender a comer disfrutando de la comida.

- Si el niño no come transcurridos unos veinte minutos, deben retirarle el plato de la mesa e intentar que el niño vuelva a comérsela después.

Vilma Medina. Directora de GuiaInfantil.com

Vilma Medina. Directora de GuiaInfantil.com