Uniforme para el colegio ¿sí o no?

Muchas madres han de discutir todas las mañanas con sus hijos sobre la ropa que han de llevar para ir al colegio. Es una imagen muy habitual: si la madre saca un chándal, el niño quiere un jersey, y si le saca una camiseta a rayas, él quier la de superhéroes. Si a unas concretas demandas de color, dibujos o marcas, se suman las frecuentes prisas para no llegar tarde, la tensión está servida.

Ventajas del uniforme escolar

Uniforme de colegio ¿sí o no?

1- Como regla general hay que reconocer que el uniforme escolar tiene bastantes ventajas a este respecto, precisamente con él no tenemos que andar negociando con nuestros hijos la ropa que se pondrán por la mañana, sólo podrán elegir entre chándal del colegio o uniforme, dependiendo de si tienen o no educación física.

2- Por otro lado, el uniforme es una excelente manera de que los niños se igualen unos a otros, que ninguno destaque o se sienta inferior por ir más o menos ostentosamente vestido, o con las marcas más o menos conocidas. Asimismo, en las excursiones y salidas en grupo es más fácil reconocer a los niños que pertenecen al mismo colegio.

3- Durante años el uniforme irá asociándole a la identidad y pertenencia a su colegio: un escudo, un color e incluso una canción o himno, les hará sentirse parte de un grupo. Aunque en muchos colegios para los cursos de infantil, se emplean uniformes cómodos tipo chándal, es frecuente que a partir de primaria los niños usen pantalón de vestir o falda, camisa y jersey (excepto los día de gimnasia).

4- Aunque ni el pantalón de vestir ni la falda sean los más adecuados para jugar en el patio, ofrecen una apariencia elegante y un buen gusto a la hora de vestir: seriedad, sobriedad de colores y, sobre todo, uniformidad con el resto de los compañeros. Por otra parte, los médicos aconsejan los niños no sólo se empleen zapatos deportivos, sino también otro tipo de zapatos (cuando los niños no están obligados a ir de uniforme, esto es más fácil pasárselo por alto).

Desventajas del uniforme del colegio

1- Sin embargo, en este tema como en casi todo, no hay unanimidad. Comprendo que haya personas a las que no les guste lo del uniforme, a veces porque el coste de éstos es algo disparatado por el simple hecho de llevar un determinado escudo. No podemos contar sólo con uno, ya que los niños se mancharán al jugar o al derramarse el zumo del recreo, al menos tendremos que contar con un quita y pon.

2- Chándal, baby, pantalón, polo, jersey, camiseta, etc. pueden suponer un importante desembolso todos los cursos. Algunos padres se sienten obligados a aprovechar al máximo las prendas y rezan porque no les salga un niño demasiado destrozón. Aún cuando se impone un uniforme, hay niños, especialmente cuando van siendo más mayores, que necesitan diferenciarse de los compañeros o bien prefieren vestirse de una manera menos formal, así inventan algunos "apaños" acortando faldas, bajando pantalones, abriendo cremalleras o haciendo combinaciones.

3- Otro problema es que el domingo por la noche, ineludiblemente, hay que tener lavados, planchados y disponibles los uniformes para la semana. Si bien no es uno de las cuestiones más relevantes para la elección de colegio, a ti ¿qué te parece? ¿prefieres que vayan con uniforme al colegio o no?

Patro Gabaldón