¿De dónde venimos?: adiós al Libro de Familia

Recuerdas la frase que decía: "niña, ¿y tú de quién eres?" Seguramente es tan antigua como el tradicional Libro de Familia , que tiene los días contados. Los tiempos están cambiando y ahora parece mucho más importante pensar en hacia dónde vamos, que de dónde venimos.

Una amiga mía, me decía tras conocerse la noticia: ¡ya era hora! ¿Y a mi que no me lo querían dar por ser madre soltera? Pues alégrate, porque desde ahora, se acabaron esos problemas, que muchos asumían como discriminaciones. El árbol genealógico, que tan importante es para algunas familias, no se pierde. Se lleva en el corazón, en la sangre, en los lazos, en la educación y en el tiempo compartido y regalado con generosidad hacia los seres queridos.

Registro Civil único y el Libro de familia

Familia con su bebé

Con la adaptación a los nuevos tiempos es cierto que la familia desaparece de la ley y se pone fin a 50 años de historia. Pero, a cambio, se construirá un registro individual para cada persona a la que, desde que nace o desde que adquiere la nacionalidad, se le asigna un "código personal de ciudadanía". En el nuevo certificado registral individual, que estará vinculado a un código personal, se inscribirán todos los hechos que le afecten sólo desde el punto de vista civil, sin tener en cuenta los personales o sociales. La creación de un Registro Civil único evitará las colas para inscribir a nuestros hijos y permitirá que podamos acceder a una base electrónica para consultar nuestros datos en cualquier momento y lugar. Los datos personales van a aparecer en la pantalla del ordenador y nos ahorraremos tener que ir personalmente al registro, salvo en casos extraordinarios.

El Registro Civil único y electrónico pretende unificar los más de 8.000 registros dispersos por toda la geografía nacional y obtener las certificaciones en cualquiera de las lenguas oficiales de cada comunidad autónoma. Pero, de momento, tendremos que pasar por un "régimen transitorio" para su entrada en vigor.

Marisol Nuevo.