Qué difícil es comer fuera de casa con un niño celiaco

Hace poco, una madre nos escribió diciendo que estaría muy bien que Sanidad informara a los restaurantes sobre la enfermedad celiaca, ya que “cuando nosotros salimos a comer, me da la impresión que parece que somos tontos o (pijos) por estar preguntando constantemente por la elaboración de alguna salsa o solicitando que, por favor, limpien bien la plancha para preparar los alimentos. En algún lugar, me he encontrado malas caras o, incluso, una pequeña risa”.

Actualmente, cada vez son más los restaurantes que recurren a FACE para conseguir información y formación respecto a la preparación de alimentos para celiacos. Sin embargo, todavía existe un gran desconocimiento dentro de la población general, sobre los alimentos que contienen gluten y la enfermedad celiaca. Por este motivo, es normal que los padres de los niños celiacos se planteen un serio problema cuando se ven en la necesidad de comer fuera del hogar en comedores escolares, restaurantes, hoteles o catering de aviones.

Una alimentación sin gluten en casa y en el colegio



Lo difícil que es comer con un niño celiaco fuera de casa

De cara al inicio del curso escolar, una vez matriculado el niño celíaco en la escuela infantil o guardería, los padres pueden entregar a la dirección, a sus profesores y a los responsables de cocina y comedor un listado informativo sobre qué es la enfermedad celíaca y en qué consiste una dieta sin gluten, que han preparado las asociaciones de celíacos. En las guarderías o jardines de infancia suele ser más fácil dar al niño una dieta sin gluten debido al reducido número de alumnos y porque las comidas se basan fundamentalmente en purés y productos naturales frescos.

En cambio, en el colegio, se debe tener en cuenta si el comedor dispone de cocinas propias para adaptar con el cocinero un menú sin gluten, lo más parecido posible al de los otros niños. Si el comedor está gestionado por una empresa externa o catering es conveniente averiguar si puede proporcionar menús sin gluten con las garantías suficientes.

En excursiones o campamentos infantiles, los almuerzos a base de bocadillos y sándwiches deben estar elaborados con marcas de productos sin gluten permitidas para pan, galletas, snacks, embutidos, frutos secos y chocolate sin gluten. En estos casos es fácil elaborar un menú a base de tortilla de patatas, tortilla francesa con espárragos, bonito, champiñones..., quesos curados, de bola, Edam, Gouda..., fruta fresca y refrescos.

En los restaurantes, se deben tener en cuenta ciertos detalles: la tortilla de patatas puede llevar levaduras o impulsores que pueden contener gluten, las patatas fritas pueden hacerse en freidoras que se utilizan también para freír croquetas o empanadillas, si se han espesado las salsas y con qué tipo de harina o si los purés o cremas de verdura naturales llevan "picatostes" de pan de trigo. Hay que preguntar siempre sobre los ingredientes y forma de elaboración de los platos. También puedes preparar en casa estas recetas sin gluten para niños celíacos.

Marisol Nuevo