Los niños y el día de las librerías

Todos los amantes de los libros y de la lectura estamos de enhorabuena, hoy día 30 de noviembre es nuestro día, el día de las librerías. Un día genial para entrar en cualquiera de ellas porque están abiertas hasta las diez de la noche y ofrecen interesantes descuentos para comprar ese libro que tenías pensado para tu hijo, o para tu hija, o para regalar a tu pareja en Navidad. 

Cómo acudir a las librerías con los niños

Los niños y el día de las librerías

Desde que en la celebración del cumpleaños de mi hijo, una mamá me preguntó si el libro que le había regalado a mi niño nos había gustado y añadió que ella sólo regalaba libros, pero no libros cualquiera sino libros pensados especialmente para cada uno, empecé a interesarme por sus actividades relacionadas con el apasionante mundo de la estimulación a la lectura desde la más tierna infancia.

En horas de café, tuve la oportunidad de compartir con ella su particular visión de la estimulación a la lectura de los niños. Apasionada de los libros desde lo más profundo de su corazón y también desde el punto de vista profesional, disfrutaba de lo lindo compartiendo sus opiniones.

Lo importante -me decía- es dar con la tecla que suena y con la que sueñan los niños. Siempre hay algún libro que hace click en el cerebro y en las emociones de los niños, y no hay que conformarse con saberlo esperar, hay que buscarlo. Buscándolo tendremos más oportunidades de encontrarlo por la ley de las probabilidades y mejor probar con uno, con otro y por qué no con otro más. Y es que cuando ese libro especial toca fondo en el corazón de los niños hemos hecho un lector, porque el lector no nace, sino que se hace.

Entrar en una librería con un entendido en la materia y con los niños es una experiencia maravillosa. La visión global de cualquier aficionado en una librería se transforma ante los ojos de un entendido. Las grandes estanterías de libros pasan por el ojo de mira de temas, autores... y sus recomendaciones varían en función de la edad a la que se dirige, de la propia experiencia como lector, del caracter del niño o del adulto, de los gustos o inclinaciones... Los libreros, los buenos libreros, son como una especie de visionarios de la emociones del lector en relación con el lbro. Un clan, una raza que no debería perderse, a pesar de la crisis del papel y del auge digital, que amenaza las librerías. 

Marisol Nuevo.