Muchos padres se equivocan con la dosis de medicina de los niños

Estefanía EstebanRedactora de GuiaInfantil.com

Los folletos de una receta a menudo parecen auténticos jeroglíficos. Entre la prescripción, efectos secundarios y dosificación dependiendo del peso del niño, se vuelven complejos, muy complejos.

Tal vez por eso, muchos padres terminan dando la medicina a sus hijos 'a ojo'. De hecho, un reciente estudio revela que hasta un 80% de los padres se equivoca con la dosis de la medicina

El error de los padres con la dosis de medicamento de sus hijos

Los padres se equivocan con la dosis de medicina

En el estudio, realizado por la Universidad de Medicina de Nueva York, participaron más de 2000 padres. El resultado es alarmante: Más de un 80% se equivocó a la hora de dar la medicina a sus hijos. Sobre todo sucede con los medicamentos líquidos (como el Dalsy o el Apiretal). 

En el 68% de los casos, se daba más medicamento del que debía tomar el niño. El problema parece estar en el vaso dosificador. Crea confusión. Sin embargo, los padres que utilizan jeringuilla para dar la medicina a sus hijos, son mucho más precisos. 

En el experimento se puso a prueba a los padres con la amoxicilina, uno de los antibióticos más utilizado entre los niños. Se pidió a los padres (bajo supervisión) que leyeran bien las instrucciones de la etiqueta y le dieran la medicina al niño. Las dosis podían ser de 2,5 ml, 5 ml y 7,5 ml. Y la forma de administrarlo podían ser : o jeringuilla medidora con incrementos de 2ml, jeringuillas con incrementos de 5 ml y un vaso medidor incluido junto con la medicina. El error fue mucho mayor entre los padres que optaron por el vasito medidor. Lo más grave es que un 21% estuvo a punto de administrar a su hijo el doble de la dosis recomendada. 

Consejos para evitar errores en la medición de medicamento infantil

¿Pero de verdad es tan peligroso equivocar un poco la dosis del medicamento? Evidentemente, dependerá de la medicina que se administre. se calcula que más de 60.000 niños acuden al año a urgencias en todo el mundo por culpa de una sobredosis de medicamento. Lo mejor es seguir estos consejos básicos:

1. No automedicar al niño. Consultar siempre al pediatra. Si es necesario, pedir por escrita la dosis que se debe dar al niño. 

2. Pesar al niño antes de darle la medicina. Puede que hace tiempo que no le pesemos y no nos demos cuenta de que ha engordado unos kilos. Lo más conveniente será asegurarnos del peso correcto de nuestro hijo antes de medicarle.

3. Utilizar una jeringuilla. A ser posible, que nos permita medir el medicamento con más precisión.

4. Leer bien el etiquetado. En cada medicamento se especifica la dosis correcta según la edad y el peso del niño.

5. No le vuelvas a dar medicina si vomitó. Es un gran error entre los padres. Si el niño vomita a los dos minutos de darle la medicina, lo más posible es que no haya vomitado el medicamento. A la media hora de administrarlo sí puede ser.