Niño con hermano hospitalizado

Es muy dificil que un niño pequeño entienda la hospitalización de un hermano

Los niños que tienen algún hermano en el hospital, suelen sufrir por dos razones: por sentir miedo por la enfermedad de su hermano, y por no tener más atención de sus padres que, en esta situación prestan más atención al hijo enfermo. La reacción de un niño frente a esta situación dependerá de la edad que tenga, del tiempo en que su hermano esté hospitalizado, del tiempo en que tiene que estar separado de sus padres, del nivel de gravedad de la enfermedad de su hermano, o si ha vivido o no experiencias parecidas anteriormente. Los niños pequeños suelen imaginar cosas terribles sobre la enfermedad de su hermano. En razón de eso, podrán cambiar algunos hábitos: pueden comer o hablar menos, presentar alteraciones en su comportamiento, mostrarse más pequeño de lo que es para llamar la atención.

Como ayudar a los niños con hermanos hospitalizados

Tener un hijo en el hospital es una situación muy difícil para los padres, y más aún si tienen otros hijos en casa. ¿Cómo dividir la atención? A los niños que están en casa y que también sufren por la enfermedad de su hermano que está ingresado en el hospital, se les puede ayudar: 1- Explicándoles con cariño, cuál es la situación de su hermano hospitalizado. Cómo evoluciona, qué le están haciendo en el hospital, etc. 2- Contestando todas sus preguntas, considerando la edad que tenga y su nivel de entendimiento. 3- No les engañes. Los niños sienten cuando sus padres están omitiendo alguna cosa, y podrán sentirse engañados y apartados de la situación. 4- Si es posible, permita que sus hijos visiten a su hermano hospitalizado, por lo menos una vez a la semana. 5- Evita, en lo que sea posible, que los hijos que estén en casa, se sientan abandonados. El momento que tengas para ellos, aunque sea corto, debe ser exclusivo. Jueguen, charlen, y compartan tus sentimientos con ellos. 6- En el caso de que los niños no puedan visitar a su hermano en el hospital, fomenta el contacto entre ellos a través de cartas, dibujos, llamadas telefónicas, etc. Ellos necesitarán de este contacto.

Los padres de un hijo hospitalizado también deben cuidarse

Para que los padres puedan ayudar a sus hijos en estas situaciones, primero deben cuidarse. La estancia de un hijo en el hospital y la espera de los que están en casa, sumados a las obligaciones del trabajo, los desplazamientos, etc., supone un gran desgaste emocional y físico. Es importante que los padres se cuiden, y aquí tenemos unos consejos: - Reserva algún momento del día para descansar. Salir del hospital, desconectar de todo, ni que sea por 15 minutos. - Duerma todo lo que pueda - No olvides de cuidar de tu alimentación. No abandones tus hábitos alimenticios. - Busca apoyo entre los amigos, los familiares, o en las asociaciones de padres que están viviendo la misma realidad. Comparta sus miedos, sus angustias, sus preocupaciones. Te sentirás más aliviada. - No acumules dudas sobre la evolución de tu hijo. Habla con el médico siempre que lo necesite.