La relación de los niños con los abuelos

Los abuelos no son los responsables de la educación de los nietos

Los abuelos son personas mágicas y fantásticas para sus nietos. Conocen a todos los miembros de la familia y pueden contar historias de cada uno de ellos. De hecho, a los niños les encanta escuchar esas anécdotas que cuentan de cuando su papá o mamá eran pequeños. Les apasiona escuchar las travesuras que hacían sus padres o aquellas aventuras que vivían.

La relación de los niños con los abuelos es altamente beneficiosa para ambos, sin embargo, hemos de tener cuidado para no abusar de ellos.

Cómo es la relación de los niños con los abuelos 

La relación de los nietos con los abuelos

- Gracias a todo lo que les cuentan los abuelos, los niños llegan a sentirse miembros de un clan familiar.

- Los abuelos no tienen prisa, son tolerantes, pacientes y, en la mayoría de las veces, tienen todo el tiempo del mundo para enseñar muchas cosas a sus nietos, llevarlos al parque, transmitirles su sabiduría, y contarles muchas historias. Historias que serán contadas y recontadas durante el largo tiempo de una familia.

- Son sabios, cuentan historias que solo ellos conocen, nunca se cansan de jugar con los nietos y prestan una atención sin límites a todo lo que quieren contar sus nietos. Los abuelos suelen desvivirse por sus nietos, tanto que en ocasiones tienen a malcriarles concediéndoles todos sus caprichos. 

- Los abuelos no son los responsables de la educación de los nietos, aunque les transmitan valores que serán su referente en la vida. Educar a los niños les corresponde a los padres, los pequeños lo saben, y los abuelos se lo recuerdan cuando dicen que siempre deben obedecer a papá y a mamá.

- Los abuelos ya saben lo que es haberse perdido parte de la infancia de sus hijos porque tenían que trabajar y dedicar el día a mil quehaceres diarios, algo que están viviendo ahora sus hijos. Por ello, muchas veces quieren ofrecer todo su tiempo a sus nietos para compensar lo que esas posibles carencias que tuvieron sus hijos y no quieren volver a perderse la infancia de nadie querido.

- Contribuyen ayudando con su tiempo en el cuidado de los nietos, recogiendo a los niños en el colegio, o quedándose con ellos alguna noche para que los padres puedan salir libremente. 

- Son muy importantes todas las emociones, sentimientos y afectividad que los abuelos transmiten a los nietos ya que calarán en su forma de ser y carácter y les ayudará a desarrollarse como personas plenas.  

- Pueden ser un gran apoyo en momento de crisis familiar o en momentos en que padres e hijos parecen no entenderse.