Cómo calmar a un bebé recién nacido que llora sin parar

Consejos para calmar a un bebé recién nacido

Alba Caraballo Folgado

El bebé ya ha comido, ha dormido, está limpio, está recibiendo tu atención y aun así, no para de llorar... ¿Qué hacer? Hay bebés recién nacidos que lloran mucho o incluso suelen estallar en un llanto inconsolable a ciertas horas del día y nada de lo que hagamos parece consolarle.

Pues bien, antes de perder los nervios, hemos de respirar hondo y afrontar que está llorando por alguna razón y nosotros vamos a encontrarla. Estos son los trucos que puedes poner en práctica para calmar a un bebé recién nacido que llora sin parar.

Pasos a seguir para calmar a un bebé recién nacido

Calmar a un bebé recién nacido

Hay muchos padres primerizos que se desesperan con el llanto de su bebé, tanto que incluso acuden al pediatra en busca de ayuda. Muchas veces los pediatras no tienen más remedio que decir a los padres, si no hay una patología que esté causando un malestar al bebé, que hay bebés que lloran más que otros y, no han nada más que hacer que aplicar el método de la paciencia.

Si estás en esa fase de desesperación en la que tu bebé recién nacido llora sin parar y ya no sabes que hacer, te proponemos que pruebes estos sistemas:

- Lo primero es repasar la lista de las posibles cosas que pueden hacerle llorar y verificar que ninguna de esas provoca su llanto. ¿Tiene hambre?, ¿Tiene el pañal sucio?, ¿No está haciendo caca? Quizás algún pequeño inconveniente es lo que le lleva a llorar sin consuelo.

- Por más estrés que te cause, por más ira que te brote tras noches y días sin dormir, debes calmarte para poderle transmitir esa calma a tu hijo. El bebé notará que tu estás angustiada o irritable y no conseguirás calmarle. ¿Cómo puedes lograrlo? Con ayuda, tu pareja, tus padres o tus suegros pueden ser unos excelentes brazos mientras tu das un paseo que te oxigene o tomas un baño caliente.

- Los bebés no se malacostumbran a los brazos, tomarle entre tus brazos, ponerle cerca de tu corazón y susurrarle unas bonitas palabras o una melodía suave ayudará a bajar ese nivel de irritabilidad en el bebé.

- Un baño caliente: a los bebés les suele gustar mucho el momento del agua. Se relajan y disfrutan del momento. No hace falta jabón si no quieres bañarle todos los días, pero el agua caliente cayendo sobre su cabecita o su cuerpo le ayudarán a estar más tranquilo.

- Masajes: los bebés suelen sufrir de molestias estomacales durante los primeros meses, su inmaduro sistema digestivo les provoca molestias a la hora de digerir la leche. Por ello, conviene ayudarle con masajes circulares en la zona abdominal y siempre invierte el tiempo necesario para que expulse los gases.

- Sal a la calle, en ocasiones la casa termina siendo una atmósfera asfixiante para todos. Salir a dar un paseo y percibir otros olores, sonidos y colores es suficiente estímulo para que el bebé se calme.

- Los métodos clásicos de mecer al bebé, envolverle en su arrullo o ponerle música relajante contribuyen a bajar el nivel de tensión de todos.

- A muchas mamás y papás les funciona el ruido blanco, un sonido monótono como el de la aspiradora o secador para que el bebé deje de llorar.