Picaduras en el mar a los niños, ¿cómo actuar en cada caso?

Medusas, erizos de mar, anémonas o mantarrayas... ¿qué hacer si nos pican?

Iván Carabaño Aguado

Bañarse en el mar es uno de los mayores placeres que uno puede experimentar, siempre que se haga con la debida cautela. Lo principal utilizar el sentido común, además de respetar las indicaciones, banderas y señales habilitadas al respecto. No obstante, conviene saber cómo actuar ante las picaduras de algunas especies animales, residentes en este medio acuático. 

Cómo debemos actuar ante las distintas picaduras en el mar que pueden sufrir los niños, conocer su tratamiento nos ayudará a poner remedio al trastorno que originan.

Qué hacer ante las distintas picaduras en el mar a los niños 

Las picaduras en el mar a los niños

Picadura de medusa 

La mayor parte de las picaduras se producen en brazos y piernas, tienen forma lineal (“en látigo”), y carecen de gravedad clínica. Los síntomas típicos son picor y dolor local. Tras una picadura de medusa, se ha de proceder a lavar la zona lesionada con agua salada. A continuación, hay que observar la picadura, por si hubiese algún tentáculo clavado. Si se da esta circunstancia, se ha de extraer con una pinza (previo uso de guantes). La reacción anafiláctica es muy poco frecuente. Se desaconseja aplicar orina sobre la zona: esta es una práctica muy extendida que no ofrece ningún beneficio para la salud.

Picadura de faneca

También se conoce como escarapote, faneca brava o pez araña. Se trata de un pez que está oculto bajo la tierra, cerca de la playa. Es típico de algunas zonas de aguas frías, como las del Norte de España. La picadura se produce cuando pisamos el lomo del pez; este hecho hace que el pez “dispare” tres púas. El tratamiento consiste en: lavar con agua salada, retirar las espinas con unas pinzas y aplicar calor local (por ejemplo, resulta de utilidad caminar por la arena seca de la playa). Si el dolor persiste, aconsejamos tomar un analgésico convencional (paracetamol, ibuprofeno, metamizol).

Picadura de erizo de mar

Si se pisa un erizo de mar, se ha lavar con agua salada la zona. A continuación, hay que retirar con unas pinzas las púas incrustadas. Después, conviene aplicar una pomada con corticoides durante varios días, para reducir la inflamación local.

Picadura de anémona 

En algunas zonas se conocen como “ortiguillas de mar”. Son animales invertebrados parecidos a las medusas. El contacto con sus tentáculos genera la aparición de habones y, consecuentemente, picor y enrojecimiento de la piel. Hay que lavar la lesión con agua de mar. Si el picor persiste, se ha de administrar un antihistamínico oral.

Picadura de tomate de mar

Su nombre científico es “actíneas”. Están presentes en las zonas de rocas de las costas. Su color es rojizo, por lo que llaman mucho la atención de los niños. Si el niño sufre una picadura en el mar de este animal marino, hemos de saber que el contacto con la piel genera picor y enrojecimiento transitorios.

Picadura de mantarraya

Las mantarrayas son animales generalmente inofensivos. La picadura se produce cuando contactamos pisamos accidentalmente una de ellas. Para tratar su picadura, lave la herida con agua salada, y después aconsejamos calor local (bien metiendo el pie agua caliente, o metiendo el pie en la arena caliente de la playa). Se aconseja, asimismo, aplicar un antibiótico en crema o pomada, por el riesgo de desarrollar una infección secundaria. Las reacciones alérgicas graves son infrecuentes.