Enfermedades respiratorias infantiles parecidas a un resfriado, pero más peligrosas

Cómo tratar y prevenir enfermedades como la gripe, la laringitis o la bronquiolitis

Carla Estrada

Durante la infancia, las enfermedades respiratorias son muy frecuentes, especialmente por una gran cantidad de virus, que tienen más de 150 tipos diferentes, que hay en la atmósfera. Esta circunstancia hace que, de primeras, los padres confundamos algunas de las enfermedades respiratorias infantiles más frecuentes con un simple resfriado, sin saber que son muchas más peligrosas para la salud de nuestro hijo. ¿Quieres saber cómo diferenciar, por ejemplo, un resfriado común de una gripe o de una bronquitis?

Cómo diferenciar enfermedades respiratorias infantiles de un resfriado

enfermedades infantiles respiratorias

La sintomatología de algunas enfermedades respiratorias infantiles se asemejan mucho con un resfriado, de ahí que a la hora de diagnosticar se presente cierta confusión. Por ello, es importante que los padres tengan sepan qué es cada cosa para acudir al pediatra en casa de urgencia.

Hay cuadros respiratorios que se asemejan al resfriado o catarro común, pero que son enfermedades más peligrosas que pueden comprometer mucho más el estado general del niño, por lo que hay que saber diferenciarlas y diagnosticarlas a tiempo para administrar el tratamiento adecuado y evitar complicaciones.Te paso a detallar qué es cada una de ellas, sus síntomas y sus complicaciones.

Resfriado común
Es un cuadro respiratorio producido por muchos tipos de virus, pero con mayor frecuencia por el rinovirus, el cual penetra en el organismo a través de la boca, ojos o nariz y se propaga a través de las gotas de flugge, que son partículas diminutas expelidas al hablar, toser, estornudar, respirar, que transporta gérmenes infecciosos de una persona a otra.

Se incuba de 48 a 72 horas y es un cuadro más que todo respiratorio alto, con malestar general, irritación ocular, congestión nasal con abundante rinorrea y tos seca, que puede mejorar en un par de semanas. Muy raramente fiebre que, en cualquier caso, podría prolongarse durante un máximo de 3 días.

Gripe
Es una enfermedad respiratoria aguda, también producida por un virus, llamado influenza, con 18 a 36 horas de incubación. Se transmite también a través de las gotas de flugge de la tos y estornudos, y a través del contacto directo a través de las manos o fómites.

La sintomatología es más aparatosa que la del resfriado común, con fiebre muy alta, dolores musculares muy intensos, sobretodo en piernas y espalda, cansancio extremo y tos frecuente con abundantes secreciones.

Las edades más vulnerables son en menores de 5 años y mayores de 65 años. La incidencia aumenta cuando hay cambios de temperatura y estacionales y al debilitar el sistema inmunológico, bajan las defensas y es más fácil el contagio. La gripe se previene con la vacuna anti influenza, que se administra a partir de los 6 meses de vida.

Síndrome croup o laringotraqueitis o laringotraqueobrinquitis 
Es una enfermedad respiratoria que se desencadena usualmente por una infección viral aguda de las vías respiratorias superiores, y que produce inflamación de laringe, tráquea y en ocasiones los bronquios. Es más frecuente en niños, entre los 6 meses y 3 años. Se pasa de la misma forma que las anteriores y es muy contagiosa durante los primeros días.

Caracterizada por fiebre, estridor laríngeo, ronquera y tos perruna que se inicia de forma repentina en horas de la madrugada, la cual es característica de esta patología y que prácticamente nos orienta al diagnóstico de la misma. También presenta dificultad para respirar, sobre todo si afecta a nivel bronquial.

Bronquitis
Es la inflamación del tejido que recubre los bronquios, de origen por lo general viral y que produce un cuadro de dificultad respiratoria, con tos frecuente y abundante mucosidad blanca, amarilla o verdosa. Además se genera sensación de presión en el pecho, ronquera y congestión nasal.

Cómo tratar y prevenir enfermedades respiratorias infantiles 

tratar enfermedades infantiles  respiratorias

El tratamiento para cualquiera de estas enfermedades respiratorias infantiles es prácticamente el mismo (sintomático), pero lo más importante es la prevención, que consiste en extremar medidas de higiene:

1. Uso de tapaboca.

2. Lavarse las manos con agua y jabón frecuentemente.

3. Evitar el contacto con personas infectadas, con sus secreciones o fómites.

4. Inmunizaciones.

Toma nota de estos consejos y olvídate por un tiempo largo de las enfermedades respiratorias infantiles más comunes como la gripe o la bronquitis.