Tipos de reacciones alérgicas a los alimentos en los niños

A los pocos minutos, tras la digestión o al cabo de unos días

Según los datos recogidos por la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica, en España, el 8 por ciento de los niños padece algún tipo de alergia a los alimentos. Se estima que en Europa, la prevalencia de alergia a alimentos entre los niños se sitúa entre el 0,3 y el 7,5 por ciento y entre los que presentan dermatitis atópica, la incidencia de alergia a los alimentos asciende al 10 por ciento.

En general, la alergia a los alimentos se presenta en niños con familias que tienen o presentan también alergias a alimentos, no obstante, no siempre es hereditaria. Los alimentos que más alergia producen, responsables de hasta el 90 por ciento de todas las reacciones alérgicas, son ocho: las proteínas de la leche de vaca, los huevos, los cacahuetes, el trigo, la soja, el pescado, los mariscos y las nueces. Pero lo más importante a tener en cuenta para prevenir las reacciones alérgicas en los niños, es que alguno de ellos puede estar oculto en la comida, debido a su proceso de preparado, por ejemplo, aunque no sea visible.

Tipos de reacciones alérgicas a los alimentos en los niños

Niña con frutos secos

La cronología de las reacciones alérgicas a alimentos no es siempre igual y varía dependiendo del mecanismo implicado en la reacción inmune causante de la reacción.

1. Reacción inmediata: se produce, en general, en menos de 30 minutos de comer el alimento. Por tanto, la relación causa-efecto suele ser muy evidente. Es el caso, por ejemplo del 'síndrome de alergia oral', o de las reacciones producidas por la ingestión de melocotón. La reacción inmediata de la alergia alimentaria suele estar producida por los anticuerpos IgE, y con cierta frecuencia, pueden ser reacciones graves. Algunos de los síntomas más comunes de este tipo de reacciones son: urticaria y/o angioedema, vómitos, tos/asma y anafilaxia.

2. Reacción diferida: esta reacción alimentaria suele comenzar después de la digestión, es decir, 2 horas después de la ingestión del alimento y, en ocasiones, puede aparecer al cabo de 24 o 48 horas. En general, este tipo de reacciones producen únicamente síntomas digestivos (diarrea), y suelen ser reacciones en la que no intervienen los anticuerpos IgE. Es el caso de la llamada 'enteropatía sensible a proteínas'.

3. Tardías: pueden aparecer varios días después de la ingestión del alimento. El síntoma más frecuente, en este caso, es la dermatitis atópica. Los síntomas de una reacción alérgica pueden incluir vómitos y diarrea, sensaciones de mareo, respiración entrecortada, fuertes estornudos, ansiedad y calambres estomacales. En casos graves, los niños pueden experimentar una disminución de la tensión arterial, capaz de provocar una pérdida de conocimiento y shock. Sin el tratamiento inmediato, este shock anafiláctico puede poner en peligro la vida del niño.

Marisol Nuevo. Redactora de Guiainfantil.com