8 cosas que no deben hacer los niños después de comer

Costumbres a evitar en los niños después de las comidas

Alba CaraballoEditora de GuiaInfantil.com

El acto de comer satisface una de las necesidades básicas de todo ser humano. Cuando el niño se alimenta, comienza además el proceso de transformación por el que los alimentos que ingerimos se transforman en sustancias más sencillas para ser absorbidos por el cuerpo y obtener así los nutrientes necesarios.

Mientras el cuerpo está realizando estos procesos, hay ciertas costumbres que el niño debe evitar, ya que dificultan todo el proceso e incluso puede provocar indigestión, dolor estomacal o reflujo gástrico. En Guiainfantil.com te contamos, qué cosas no ha de hacer el niño después de las comidas.

Cosas que no deben hacer los niños tras las comidas

Cosas que no hay que hacer tras las comidas

1. Echar una siesta: es preferible esperar al menos media hora, sobre todo si el niño ha comido en abundancia ya que de lo contrario, al estar tumbado, se dificulta el proceso de digestión y puede tener molestias estomacales.

2. Caminar: aunque siempre se ha dicho que caminar ayuda a hacer la digestión es preferible no hacerlo en los primeros 30 minutos tras la comida ya que puede interferir en el proceso de absorción de nutrientes.

3. Correr, saltar o bailar: de la misma manera que al andar, es preferible evitar el movimiento, sobre todo si requiere dosis de energía, durante la primera media hora tras la comida. Podría provocar reflujo, acidez y dolor en el estómago.

4. Usar ropa apretada: puede provocar reflujo gástrico o incluso acidez, conviene que los niños lleven prendas sueltas y que no les opriman el estómago.

5. Tomar fruta: aunque en muchos casos utilizamos la fruta como postre, lo cierto es que algunas cuentan con enzimas que pueden atascar el estómago y producir una inflamación y dolor estomacal. Es preferible tomarlas en las meriendas o en el desayuno. 

6. Ducharse:  tomar una ducha caliente hace que disminuya la cantidad de sangre que fluye en el estómago ya que fluye hacia las extremidades. Esto hace que se entorpezca la digestión.

7. Tomar infusiones: existen muchas infusiones para niños, pero no conviene dárselas tras las comidas ya que los compuestos que contienen pueden interferir con la asimilación de nutrientes y dificultar la digestión.

8. Tomar refrescos o bebidas muy frías: no ayudan al proceso de absorción de nutrientes. Es preferible beber agua a temperatura ambiente y nunca en exceso.