Eritema tóxico en el recién nacido

Problemas en la piel de los bebés

La piel del recién nacido es tan delicada que los problemas dermatológicos afectan a la gran mayoría de los bebés. Algunas de estas enfermedades de la piel presentan riesgos y otras son inofensivas, pero no por ello asustan menos a los recién estrenados papás. Es el caso del eritema tóxico, una erupción cutánea de los recién nacidos que no presenta riesgos pero sí muchos desvelos.

En qué consiste el eritema tóxico

Bebé con granitos

El eritema tóxico es una afección de la piel que se produce por causas desconocidas y que no implica ningún riesgo para la salud del bebé. Es un problema de la piel bastante frecuente, ya que afecta a uno de cada tres recién nacidos y puede aparecer a las pocas horas del nacimiento o surgir pasados unos días o incluso algunas semanas. Su aspecto atemoriza a los padres del recién nacido, pero en realidad no necesita tratamiento médico.

Estas erupciones en la piel suelen ser pequeños granitos con un color amarillento o blanco enrojeciendo la zona de alrededor. Aparecen sobre todo en la cara del bebé, el tronco y las extremidades y las pústulas van apareciendo y desapareciendo en las diferentes zonas en cuestión de horas. El eritema tóxico desaparece por sí solo en unas pocas semanas y los médicos insisten en que no presentan complicaciones.

Pero que el eritema tóxico no requiera un tratamiento médico no quiere decir que no deba preocupar a los padres la aparición de estas erupciones cutáneas. En el momento de su aparición, hay que llevar al bebé al pediatra para que pueda descartar otras lesiones en la piel que puedan conllevar complicaciones para la salud del bebé.

Otras afecciones en la piel del recién nacido

El eritema tóxico no es la única afección de la piel en recién nacidos. Casi tan frecuentes como el eritema es el acné, la milia y la dermatitis infantil, pero todas desaparecen por sí solas o, en algún caso, con sencillos tratamientos médicos. Otros problemas cutáneos de los bebés son las manchas del recién nacido y los hemangiomas, así como las arañas vasculares.

Ante cualquier alteración de la piel del bebé hay que acudir al médico, aunque no es necesario alarmarse ya que son problemas cutáneos normales, frecuentes y contralados. Pero en cualquier caso hay que tener en cuenta que la piel del bebé ha de experimentar aún muchos cambios, por eso conviene esperar un poco antes del primer baño del bebé y no excedernos en aplicar jabones o cremas. 

Laura Vélez. Redactora de Guiainfantil.com