Las verrugas en los niños. Causas y tratamiento

Cómo quitar las verrugas de los niños

Las verrugas no suponen un peligro para la salud de los niños, pero siempre es conveniente eliminarlas. En realidad, las verrugas son tumores benignos que aparecen en la piel y aunque la solo mención de la palabra tumor nos pueda aterrar, lo cierto es que no son peligrosas, pero sí son antiestéticas y además contagiosas.

Para que los niños no se creen un complejo con las verrugas es mejor tratarlas cuanto antes, así que conviene visitar al pediatra en lugar de decantarse por algún remedio casero. Analizamos las causas y buscamos los mejores tratamientos para las verrugas infantiles.

Causas de las verrugas en los niños

Verrugas en la piel de los niños

La causa de la aparición de las verrugas en los niños es el Virus del Papiloma Humano. Se puede tratar de varios tipos de este virus, pero en su forma más leve llamada de bajo riesgo, por lo que no conviene alterarse ni preocuparse por la salud de los niños. El mayor problema que tienen las verrugas y el virus que las produce es su facilidad de contagio. La aparición de una sola verruga puede dar lugar a que la zona infectada se llene de pequeñas verrugas por el simple tacto. 

Pero si el Virus del Papiloma Humano es el origen de la verrugas infantiles, hay otras causas que las pueden desencadenar, como un sistema inmunológico débil o una mala circulación. Las zonas más frecuentes de aparición de verrugas en los niños es en las manos, especialmente en los dedos alrededor de las uñas y también en los pies.

Tratamiento de las verrugas en los niños

Hay que tratar que las verrugas no se extiendan por más zonas y para ello lo mejor es eliminarlas. El pediatra nos indicará el mejor tratamiento para las eliminar las verrugas infantiles, aunque el método más popularizado es la crioterapia congelando la verruga con un líquido refrigerante que habrá que aplicar varias veces. La crioterapia se puede realizar en casa y se puede practicar a los niños desde los 4 años.

La cauterización de las verrugas es otro de los tratamientos más habituales en el que realmente se quema la zona afectada, por lo que puede presentar algún riesgo para la piel de los niños. Para las verrugas más profundas puede hacer falta recurrir a la extirpación quirúrgica, un método seguro y con muy buenos resultados. Pero hoy en día, el futuro de la eliminación de las verrugas pasa por el tratamiento con láser, más rápido, más seguro y con menos riesgos.