Niños que vomitan con mucha frecuencia

La facilidad de los niños para provocarse los vómitos

Alba CaraballoEditora de GuiaInfantil.com

Hay niños que tienen una gran facilidad para vomitar, tanto es así que recurren a los vómitos si una situación les desagrada, si no quieren comer o cuando tienen una rabieta.

Es un hecho frecuente en niños de hasta 3 años, aunque puede producirse en niños más mayores si no se corrige antes. Son niños que condicionan el vómito como llamada de atención de los padres.

Niños que vomitan para llamar la atención de los padres

Niños que vomitan con facilidad

Para los niños, la acción de vomitar, a diferencia de muchos adultos, es muy fácil. Suelen hacerlo ante situaciones que no aceptan, cuando tienen una rabieta o, sobre todo, si no quieren comer. 

¿Por qué lo hacen? Asocian a que vomitar ocurre cuando estás mal y bajo esas circunstancias, no sólo recibirán más atención y cuidados de los padres, sino que además, no les obligarán a comer lo que no quieren, o a hacer aquello que no desean. Son estrategias que emplean para escabullirse de algunas situaciones.

Qué podemos hacer los padres si el niño vomita con facilidad

- La primera reacción de los padres es no asustarse y no confundirlo con una enfermedad.

- Regular la cantidad de comida que toma el niño: si las rabietas o vómitos se desencadenan con la comida, es preferible que coma menos pero que coma, a que lo eche todo fuera.

- Hacerle saber que esa estrategia no funciona: si vomita para evitar una regañina, porque quiere hacer algo que le estamos negando o para que no le regañemos, el niño ha de saber que el vómito no será el obstáculo para salirse con la suya.

- Mantener la hidratación: si el niño vomita con mucha frecuencia, además de consultar al médico para que, en su caso, recete algún medicamento, debemos darle líquidos al niño para reponer los que ha perdido. También es eficaz que coma menos cantidad y más veces al día.