¿Lo contrario es siempre lo opuesto? Para los niños, a veces, no

Es importante encontrarle el sentido a los conceptos cuando intentamos que nuestro hijo aprenda algo. Antes de empezar con la parte práctica, siempre dedico un tiempo a ofrecer una explicación sobre el juego que vamos a poner en marcha y, gracias a ello, reconozco que me he reído mucho con un sinfín de anécdotas curiosas y frases para la posteridad que han soltado los niños.

Un día estaba enseñándole a mi hijo pequeño la relación entre los opuestos, mientras estaba recogiendo la cocina. A principio, estaba entusiasmado porque lo acertaba todo: frío-caliente, negro-blanco, seco-mojado, arriba-abajo, dentro-fuera, triste-alegre. Todo iba estupendamente hasta que, de repente, le dije ¿sentada?. Se quedó callado, pensativo y me dijo muy serio: ¡no se! -Pero, si es muy fácil, no me digas que te rindes y me dijo: no me rindo, es que no me sale una sola palabra. -Pues dilo usando más de una. Y me soltó dubitativo: "haciendo cosas".

Educación y familia

A principio, me divertí con la broma, pero mientras me estaba riendo, en aquel momento comprendí la inmensa proyección que tenemos los padres sobre nuestros hijos. Como madre y referente, mi hijo estaba aprendiendo de mi que si no estaba sentada, era porque estaba ocupada haciendo algo. Para él, lo opuesto, no era evidentemente de pie, ya que seguramente nunca me había visto de pie sin hacer nada. Y es que cuando llego a casa, siempre tengo algo que hacer y lo peor, es que no soy la única, ¿verdad? La casa no se hace sola y nos espera pacientemente, mientras las tareas lejos de diluirse, se van acumulando.

Así que cuando me siento, parece que el mundo se paraliza por un instante para mi descanso y es cuando puedo disfrutar de un ratito de ocio. Los psicólogos aseguran que tomarse todos los días un tiempo para uno mismo, antes de dormir, es esencial para que el estrés no cause estragos en nuestra salud. Conquistar hábitos saludables de vida es un reto para la rutina diaria. Es importante que lo hagamos por nosotras mismas y por nuestros seres queridos, no lo dejes pasar. Aparcar nuestras obligaciones durante un rato todos los días, nos pone de mejor humor, aleja el estrés y contribuye a mejorar el bienestar psíquico y emocional.

Marisol Nuevo.