Cuándo un niño es diabético

La diabetes es la segunda enfermedad crónica que más afecta a los niños. Los casos aumentan año tras año, llevando a los niños afectados a tener un alto grado de responsabilidad y control por lo que podría ocurrir si no se tienen los cuidados adecuados. 

Los niños diabéticos suelen ser muy responsables una vez que aceptan su nueva situación, ellos han tenido que aprender a realizar sus análisis, controlar su comida, ponerse su inyección de insulina y evitar situaciones indeseables...

La adaptación del niño a la diabetes

Niña se hace prueba glucosa

Aunque los niños aprendan todo lo que les enseñamos con facilidad, muchas veces necesitan de un periodo lógico de adaptación a la diabetes tras ser diagnosticados, porque ser "el que hace cosas diferentes" no es fácil. Para los padres de un niño diabético y para el propio niño, el tratamiento de su enfermedad supone una atención y supervisión constante de muchas de sus rutinas, lo cual puede afectar, en un principio, a su equilibrio emocional, hasta que la asimilación de la nueva situación se haya logrado.

El diagnóstico de cualquier enfermedad crónica: diabetes, enfermedad celiaca, etc., impone un nuevo estilo de vida, pudiendo afectar al estado de ánimo del niño que lo sufre y a su familia. Cualquier enfermedad crónica en cualquier etapa de la vida conlleva una gran variedad de ajustes psicológicos en el individuo que la padece, por tanto, es muy importante que su entorno familiar posibilite el auto cuidado del niño diabético, facilitando su progresiva autonomía.

Cada niño es único, diferente, también en llevar una enfermedad, y por eso tendrá su propio ritmo en el proceso de adaptación. Para ayudar al niño a conseguirlo es muy importante que disponga de todo apoyo familiar y también escolar, ya que necesita integrarse plenamente en la escuela y entre sus iguales para lograr aceptar y hacerse responsable de su diabetes.

La actitud del niño, de su familia y del entorno en el que se mueva son muy importantes, ya que estimularán y motivarán al niño a controlar responsablemente su salud y a vencer los temores previos, dándose cuenta de que se puede tener una buena calidad de vida incluso con alguna limitación.

Patro Gabaldón. GuiaInfantil.com