Cómo explicar una tragedia y la muerte a los niños

Vilma MedinaDirectora de GuiaInfantil.com

Nadie, absolutamente nadie está libre de sentirse afectado y entristecido con las noticias sobre tragedias, muertes, accidentes que se transmiten en la televisión, radio, redes sociales y otros medios en Internet.

Para un adulto ya es difícil encarar estas situaciones, me imagino qué ocurre con los niños, con estos seres que todavía no conocen muchas de las razones, que apenas han tenido experiencias en sus cortas vidas. Qué pasa con estas criaturas que día a día nosotros los padres intentamos defenderles del dolor y sobreprotegerles, en algunos casos.

Cómo entienden los niños la muerte

Cómo explicar una tragedia a los niños

Explicar a los niños situaciones como un grave accidente o la muerte, seguramente es uno de los momentos más difíciles a los que tenemos que enfrentar padres, madres, familiares, especialmente si la persona en cuestión es muy cercana al niño. La forma que tienen los niños de entender estas situaciones cambia según la edad que tengan. Por eso es muy importante que los padres sepan cómo explicar una tragedia o la muerte a sus hijos.

La muerte según la edad del niño

Hasta los 5 años de edad, los niños no pueden entender realmente lo que es la muerte. No pueden tener esta conciencia. Si les tenemos que decir que algún familiar se ha muerto, lo mejor es que estemos preparados para contestar a sus preguntas. Seguramente, un niño de 5 o 6 años, preguntará a los padres dónde estará esta persona, y lo mejor es darle respuestas muy cortas como ‘se ha ido a un lugar mejor’, por ejemplo. Lo importante es no mentirle diciéndole que va a volver o algo parecido.

Por los 7 u 8 años de edad, los niños ya tienen una conciencia más grande sobre la muerte. La muerte para ellos se convierte en una situación mucho más definitiva y angustiosa, y qué difícil es explicar algo que ni nosotros conocemos. A estas edades, los niños saben que los muertos ya no volverán y que por lo tanto la muerte es definitiva. Los padres no podrán evitar su pena y sí tratar de tranquilizarles, sin dramas. La comprensión, la paciencia, así como el apoyo y el cariño son fundamentales en estos momentos. No es tan sencillo explicar la muerte a los niños, ya que cada niño es un mundo en lo que se refiere también a la sensibilidad. Cada uno entiende y vive la pena a su manera. Algunos pueden ver la muerte y la tragedia como una injusticia, y otros pueden verlas como algo insuperable.

El papel de los padres en estas situaciones es crucial para que animar a los niños. Guiainfantil.com nos ofrece algunas ideas:

1- Animar al niño a hablar sobre lo que ocurrió, sobre lo que siente, lo que piensa sobre ello. Animarlo a que exprese sus sentimientos.

2- Animar al niño a recordar los buenos momentos que ha tenido él y la familia con la persona que se ha muerto.

3- No dejar al niño sin respuestas a sus preguntas. La muerte es un misterio, nadie sabe exactamente lo que ocurre con la persona que se muere, donde irá, etc.

4- Llevar al niño a un especialista en el caso de que su pena no se acabe o cuando él no consiga superar la tristeza por la pérdida de un ente querido.

5- No crear falsas expectativas en el niño. La verdad debe ir siempre por delante para que el niño pueda asimilar cuánto antes la situación.

6- Tener paciencia con el niño. Los niños necesitan tiempo, espacio, cariño y apoyo para superar su dolor. Jamás deben vivir su pena en soledad.

Particularmente creo que, a pesar de las muertes, lo mejor es explicar la vida a los niños, siempre. Es lo único que sabemos todos de qué se trata y por la que debemos dar las gracias todos los días.