El uniforme escolar de los niños: ventajas y desventajas

Vilma MedinaDirectora de GuiaInfantil.com

Cuando mi hija cambió de colegio y se fue a estudiar en uno que exigía uniforme a sus alumnos, me sentí como si me hubiera tocado la lotería. ¿Sabes lo que significa ahorrar tiempo y discusiones por la mañana para elegir la ropa de los niños? En mi opinión, el uniforme no sólo nos ayuda a ahorrar tiempo como también representa un ahorro económico.

Soy partidaria al cien por cien del uniforme y lo soy por experiencia propia y con mi hija. Antes, cuando ella se levantaba para ir al colegio, casi siempre repetíamos las mismas cuestiones. Si poner el pantalón o la falda, una camiseta de rayas o una blusa de lunares, si zapatos o zapatillas deportivas, qué calcetines combinaban más y un sinfín de etc. En este aspecto, el uniforme tiene muchas ventajas. Desde que mi hija lleva uniforme, ella misma se cambia sola, desayuna tranquila y casi nunca llegamos tarde al colegio.

Uniforme escolar: ¿Sí o no?

Escolares

Aparte de las ventajas que os he comentado, creo que el uniforme es una importante vía para evitar las diferencias en el colegio. Entiendo que los niños vayan al colegio para estudiar, no para presumirse de su forma de vestir, de si llevan ropa de marca o de moda. El uniforme les hace más iguales, evita a que algunos se sientan inferiores o menos valorados que otros e incluso reduce las burlas y conflictos entre los alumnos. El uniforme no sólo unifica como también da una cierta identidad a los niños. Les hace sentir más agrupados y más fáciles de identificar por los maestros cuando hacen alguna salida (excursiones, ida al teatro...) del colegio.

Entiendo a los padres a los que no les va bien el uniforme. Dicen que son muy caros y que a sus hijos, principalmente a los más descuidados, se necesita muchas prendas por si se ensucian. Yo ya pienso que el uso del uniforme es más económico porque son hechos de materiales que duran más porque vienen preparados para que sean lavados repetidamente. Además, puede ser heredado entre los hermanos. El uniforme también obliga a los niños a que sean más esmerados con sus prendas de vestir. Y no solo eso. Como algunos días ellos tendrán que llevar pantalones o faldas y en otros el chándal, eso también les obliga a utilizar distintos calzados, lo que favorece en mucho a sus pies y postura.

Algunos profesores dicen que los niños que usan el uniforme toman más en serio al colegio, les ayudan a mantener la disciplina y a respetar las reglas escolares, aunque hay padres que dicen que los uniformes suprimen la individualidad de los niños, que frenan su creatividad y libertad. Por otro lado, hay padres que sostienen que un programa académico que anime a los alumnos a seguir el pensamiento individual es más importante que la ropa que lleven puesta. Bueno, el debate está servido. ¿Qué opinas?