La mayoría de los niños bilingües tartamudea

Vilma MedinaDirectora de GuiaInfantil.com

En mi cole había un niño que tartamudeaba. Tartamudeaba tanto que parecía a veces que se estaba burlando de los demás. Me impresionaba su dificultad para gesticular con fluidez las palabras, y muchas veces intentaba ayudarlo completando la palabra que intentaba decir. Los expertos sobre el tartamudeo infantil dicen que eso es un error. Y además, revelan que el bilingüismo infantil puede llevar el niño a tartamudear.

La tartamudez en los niños que hablan dos idiomas

Madre con niño

El estudio, llevado a cabo por un equipo de investigadores británicos revela que los niños que hablan más de un idioma antes de los 5 años, son mucho más propensos a tartamudear y que pueden tener problemas para sobreponerse a ese trastorno del habla.

Se estudió 317 casos de niños tartamudos, residentes en Londres y sus alrededores, que acudieron a un logopeda para tratar la tartamudez cuando tenían entre 8 y 10 años. Tres de cada cuatro niños era bilingüe, hablaba además del inglés, un segundo idioma en el hogar. De los niños bilingües casi un 61% tartamudeaba, y sólo un 26% no presentaba este trastorno.

Los que tartamudeaban lo hacían en dos idiomas. Y en la mayoría, el trastorno comenzó cuando ellos tenían 4 años. El 75% de los niños que no tartamudeaban usaba el segundo idioma en su casa, mientras los demás hablaban los dos idiomas, probablemente porque sus padres hablaban distintos idiomas. Eso significa que si un niño utiliza sólo un segundo idioma en el hogar, antes de los 5 años, la probabilidad de que comience a tartamudear es menor.

El estudio también revela que el trastorno afecta más a los niños que a las niñas, en una relación de cuatro varones por cada mujer. Y aunque el tartamudeo no haya afectado el rendimiento escolar de los niños, los investigadores insisten que es necesario que se diagnostique la tartamudez cuánto antes, para que los niños no desarrollen baja autoestima, inseguridad y otras dificultades.

La tartamudez no es una enfermedad, es una alteración y una dificultad del habla que afecta a 1% de la población escolar, de entre 2 y 5 años de edad.