Peleas entre hermanos: 3 claves para frenarlas

Consejos de cómo solucionar los conflictos entre hermanos

Hay hermanos que pelean absolutamente por todo, por un juguete, por el mando de la televisión, por ser los mejores, porque mamá les quiere más a ellos, por entrar los primeros en casa… Para iniciar una pelea cualquier excusa vale. Los conflictos entre hermanos forman parte del día a día en las casas donde hay hermanos. Son peleas que suelen suceder de forma escasa cuando los niños son pequeños pero que empiezan a intensificarse alrededor de los 6 años. En ocasiones sólo son pequeñas riñas o desencuentros, pero, en otras, los niños llegan a las amenazas serias e incluso a las manos.

3 claves para atajar las peleas entre hermanos

Claves para frenar las peleas entre hermanos

En Guiainfantil.com te vamos a contar por qué se pelean, cómo atajar esas peleas y, sobre todo, te aclaramos si has de intervenir o no.

1- ¿Intervenir o no intervenir en las peleas entre hermanos?

Esa es la gran pregunta. Algunos especialistas explican que es preferible dejarles que solucionen sus propios problemas sin mediar, que no nos impliquemos. Afirman que es preferible no posicionarse, no llegar a la mitad de una pelea y tomar partido porque podemos equivocarnos y dar la razón a quien no la tiene. Pídeles que arreglen ellos mismos sus diferencias y, si no son capaces, que cada uno juegue por separado hasta que aprendan a estar juntos, verás como se buscan para estar juntos de nuevo.

En cualquier caso, si las peleas terminan con agresiones físicas, ahí si se hace imprescindible intervenir, pero no hacerlo con gritos o violencia física, no des un azote a uno por pegar al otro. Recuérdales que una norma fundamental es no pegar y que cuando lo hagan no podrán seguir jugando y eso tendrá una consecuencia 

2. ¿Por qué pelean mis hijos?

Es importante hacerse esta pregunta para poder atajar los conflictos. En muchos casos se deberá a la misma convivencia, pero en otros, los celos son los responsables. Si uno de los hermanos se siente príncipe destronado, es conveniente:

- Dedicar el mismo tiempo a cada hermano para uno no se sienta desplazado.

- Pedir la colaboración del mayor para ayudarnos con algunas tareas del bebé y así hacerle partícipe.

- Y, sobre todo, en lugar de convertir el día en un sinfín de reproches, regañinas, gritos o enfados hacia uno de los niños, emplear mucho el refuerzo positivo, es decir, alabar sus éxitos por muy pequeños que sean. La respuesta de los niños ante ello es espectacular.

3- ¿Cómo prevenir los conflictos entre hermanos? 

ara evitar los conflictos debemos estimular el vínculo fraternal entre hermanos, darles pie para que aprendan a llevarse bien, ¿Cómo?

- Podemos hacer juegos y actividades en familia, por ejemplo padres contra hijos, ya sea en un juego de mesa en el que han de colaborar para ganar la partida.

- Crear un diálogo abierto en la familia, no para que uno se chive del otro constantemente, sino para saber cómo se siente cada niño y qué debemos reforzar.

- Crear normas y límites que queden claros a cada hermano, para que sepan lo que ocurrirá en esos casos en los que, una pelea se les va de las manos.

Un último consejo: asumen el conflicto entre hermanos como algo natural, no des la espalda al problema, pero tampoco lo conviertas en un tema central en tu casa.