Obligarles a compartir y otras causas de las peleas entre los hermanos

Qué podemos hacer los padres cuando nuestros hijos se pelean y se pegan

Laura Fuster
Laura Fuster Psicóloga clínica y sanitaria

¿Alguna vez te has peleado con tu hermano o hermanos? Si es así, sabes que la convivencia fraternal a veces se puede convertir en todo un desafío. Son muchas las causas de las peleas entre los hermanos: desde celos hasta el hecho de obligarles a compartir o dar más atención a un hijo que a otro. Vamos a analizar cuáles son los principales motivos que llevan a los hermanos a pelearse para saber cómo prevenir las situaciones de conflicto familiar.

¿Por qué mis hijos se pelean tanto?

Las causas de las peleas entre los hermanos

En muchas ocasiones los conflictos no se dan porque los hermanos se odien o quieran maltratarse el uno al otro, sino que se trata de una necesidad de espacio y permanencia que no está sucediendo y el niño no sabe cómo pedirlo o lograrlo de otra forma.

Después de todo, la frustración y el egoísmo son parte de la infancia, por lo que es necesario enseñarles a ver el compartir como un valor importante y no como una obligación.

Muchos padres cometen el error, inconscientemente, de obligar a sus hijos a pasar más tiempo juntos del que deberían o que suelen involucrarse de más en sus discusiones, haciendo que se genere la sensación de favoritismo por uno de los hermanos y por ende, el conflicto empeore o surjan resentimientos.

Las peleas entre los hermanos también se pueden producir por otras causas como la edad (las discusiones son más comunes cuando los niños empiezan a ser independientes y quieren reivindicar su espacio en la familia), los intereses diferenciados entre los hermanos (a menudo porque sus edades son muy dispares), por la necesidad algunos niños de competir, porque uno de los niños está pasando un momento emocional complicado, porque en casa hay un ambiente desagradable que favorece la riña...

Principales causas de las peleas entre los hermanos

El compartir continuo entre hermanos es un motivo de conflicto, por ejemplo, cuando uno tiene algo y el otro lo quiere o uno desea hacer algo y el otro se molesta. Otra causa muy común son los celos entre los mismos, que uno sienta que los padres le prestan más atención, le hacen más caso o están a favor del otro que a este.

Es precisamente por esta disparidad de perspectiva de los niños, que se les recomienda a los padres que, a medida que los niños crezcan se les deje resolver a ellos sus conflictos e involucrarse lo menos posible para que no exista la sensación de que se toma partido. Hacer esto ayuda a que se reduzcan las disputas por causas de celos o de sentimientos de injusticia entre los hermanos.

¿Hasta qué punto es normal que los niños peleen?

Cuando los niños se pelean con sus hermanos

En lo primordial que hay que fijarnos no es en la cantidad de peleas entre los hermanos sino en la intensidad de las mismas. Por ejemplo, existen niños que pelean constantemente en el día pero al poco tiempo se perdonan y siguen jugando como si nada. En cambio, si las peleas contienen insultos o golpes, es necesario preocuparse e intervenir para evitar algún daño importante.

Cabe destacar que, en el primer caso mencionado, donde los niños solo discuten, es necesario darles espacio para que ellos mismos resuelvan sus problemas, ya que en la mayoría de los casos forma parte de un juego. Usualmente sucede porque uno de los niños le ha quitado un juguete al otro y este reacciona empujándolo. Por supuesto estos casos lo que hay que hacer es brindar una guía de cómo solucionarlo, por ejemplo a través de negociaciones, pedir con amabilidad y disculparse cuando haya actuado violento.

Sin embargo, cuando las peleas son violentas o peligrosas para ellos, es necesario intervenir por completo. También hay que percatarse de cuán agresivo es todo el asunto pues, hay que proteger a quien en este caso sería la víctima de las agresiones, de manera que se evite un acoso familiar.

Es posible que para los padres sea difícil digerir esto del bullying entre hermanos, pero lamentablemente es una realidad que, el acoso fraternal sea incluso mayor que el escolar y si no existen acciones para contrarrestarlo de inmediato, esto solo escalará hasta volverse insoportable pues, el que agrede creerá que puede salirse con la suya y el agredido sentirá que no es querido en la familia.

De ahí la importancia, tal y como se detalla en la guía 'Las peleas entre hermanos' de la Oficina para el Desarrollo del niño de la Universidad de Pittsburgh de fijar unas reglas en casa relativas a las peleas y establecer consecuencias si estas normas no se respetan. Dar un pequeño tiempo fuera (time out) a un niño en medio de la pelea, puede ser útil en caso de que este necesite un momento para tranquilizarse antes de poder ser capaz de hablar desde la calma.

Obligar a los niños a compartir, ¿es correcto o no?

Obligar a compartir a tus hijos con sus hermanos

Como te hemos contado antes, uno de los principales motivos que llevan a dos hermanos a pelearse en casa es por el hecho de compartir sus cosas, juguetes, espacios, etc. Esto nos lleva a preguntarnos, ¿hay que obligar a los niños a compartir o es mejor que ellos tomen la decisión de hacerlo para que lo hagan desde el corazón?

Sin duda alguna no se debe obligar a un niño a hacer algo que no desee, sin embargo sí es recomendable fomentar el valor de compartir a través de la modulación, es decir, viendo cómo los padres comparten entre ellos, generar juegos en que los hermanos necesiten colaborar o señalar algunos ejemplos en películas o cuentos infantiles.

Siempre con la inclinación de mostrar todo lo que puede ganar si comparte, como que puede hacer nuevos amigos, da paso al intercambio y se genera una sensación bonita en sí mismo, así el niño verá que esto tiene sus beneficios y que es algo que puede adaptar a su entorno.

Es importante que el niño obtenga este aprendizaje, pues puede ocurrir que llegue a compartir solo para obtener algún favor o quedar bien en determinados momentos, pero que después lo evite. El peligro de no interiorizar el valor de compartir es que al crecer se puede convertir en una persona egoísta y déspota, que crea que puede obtener lo que quiere sin importar lastimar a otros.

Puedes leer más artículos similares a Obligarles a compartir y otras causas de las peleas entre los hermanos, en la categoría de Hermanos en Guiainfantil.com.