Guía para saber cómo actuar ante las peleas de hermanos paso a paso

Cómo gestionar los conflictos entre los hermanos sin perder los nervios

Melina Núñez Martín
Melina Núñez Martín Psicóloga general sanitaria

¿Te desespera que tus hijos discutan o se peguen? ¿No sabes cómo actuar cuando se pelean? No eres el único... Para ayudar a todas esas familias preocupadas por las continuas peleas entre hermanos, a continuación hemos elaborado una breve guía para padres en la que te contamos paso a paso cómo acompañar y reaccionar ante estas situaciones de conflicto de una manera justa y respetuosa.

Los conflictos entre hermanos, las primeras interacciones sociales

La importancia de las disputas entre hermanos

Es muy común que surjan conflictos frecuentes entre hermanos. Algo que debemos saber es que los conflictos y las conversaciones con los hermanos son las primeras formas de interacción con otras personas que nos permiten aprender los límites y normas de una relación social. Es decir, los hermanos son una fuente de aprendizaje, porque suele ser el primer contacto que tenemos con el ámbito social.

Pero, al mismo tiempo, las peleas entre hermanos suponen un calvario para algunos padres que soportan conflictos entre hermanos de una manera muy frecuente y que les hacen perder los nervios en muchas ocasiones.

Una de las partes más importantes de estos conflictos es identificar por qué se está produciendo, ya que puede ser una pequeña disputa por egoísmo al no querer compartir, desconformidad con lo que el otro ha dicho, no ponerse de acuerdo en algo en concreto o, incluso, puede ser por celos hacia el otro hermano.

Paso a paso sobre cómo actuar en las peleas de hermanos

Guía sobre las peleas de hermanos

Ante estas situaciones de discusiones cotidianas entre hermanos, ¿qué podemos hacer?, ¿Cómo actuamos sin perder los nervios pero siendo justos ante ambas partes de la pelea?

1. En primer lugar y lo más importante, mantener la calma. En algunas ocasiones, para solventar la situación, los padres acaban 'contagiándose' de la emoción de enfado o rabia de sus hijos y acaban respondiendo de la misma manera. Algo que ya sabemos que no ayuda a calmar la situación porque 'el fuego nunca apaga el fuego'.

2. Si no estamos seguros de lo ocurrido, es fundamental no posicionarse, ya que esto generará más disputas.

[Leer +: Cómo reforzar la relación entre los hermanos]

3. Desde una posición tranquila, esperamos un tiempo a que ellos también se calmen. Si dejamos que narren todo gritando o llorando, será difícil entender lo sucedido y lograr reflexionar. Cuando estamos inmersos en la emoción de enfado o furiosos, nuestro cerebro no es capaz de reflexionar y mucho menos intentar empatizar con la otra persona o ver la situación desde la otra perspectiva.

4. Después, dejamos que cada uno exponga su perspectiva del problema respetando el turno de cada uno. Es importante que dejamos que todas las partes de la pelea digan en voz alta su posición y es importante que todas las partes la escuchen, sin interrumpirle.

5. Por último, intentamos buscar una solución conjunta. Si no aún siguen sin poder dar una solución al problema, podemos darle sugerencias.

6. Y obviamente, estableceremos consecuencias si alguno de ellos ha sobrepasado los límites o las normas como pegar, insultar, etc. Podemos determinar, si es oportuno, que se devuelva o repare el daño que se ha hecho a la otra parte.

Cómo evitar que tus hijos se peguen o peleen

Lidiar con las peleas entre los hermanos

Una forma ideal de prevenir e intervenir en estos conflictos entre hermanos es predicar con el ejemplo. A todos los adultos, nos gusta recibir pautas para saber cómo actuar en cada momento y actuar de la mejor manera posible con los pequeños, pero cuando los perjudicados somos nosotros, nos cuesta seguir estas pautas.

Por lo que, no sirve de mucho intervenir de una forma correcta cuando hay disputas entre hermanos y luego caer en el error de dejarnos llevar por nuestras emociones gritando o insultando en conflictos dentro de casa. De hecho, muchas veces son los propios niños los que se dan cuenta de ello y recriminan a los adultos que ellos no actúan como solicitan a los pequeños.

Las disputas entre hermanos con mucha diferencia de edad

Los conflictos entre tus hijos en la familia

¿Y si los niños tienen edades muy diferentes? En estos casos, al tener edades muy diferentes los niños suelen tener intereses también muy diferentes y ello suele ser el causante del conflicto como por ejemplo, decidir qué se ve en la televisión o a qué lugar vamos a pasar la tarde.

¿Cómo actuamos en estos casos? Igual. El diálogo y la calma son los ingredientes necesarios para llegar a una solución conjunta así como la habilidad para pedir ayuda a otras personas cuando el problema no sabemos cómo solventarlo sin traspasar los límites.

Esto podemos resumirlo en dos palabras claves: autocontrol y regulación emocional. Obviamente, se solicitará mayor responsabilidad en estas habilidades al hermano más mayor para que actúe como modelo para el más pequeño, ya que en algunos casos, el hermano o la hermana mayor es el referente del otro hermano.

Y ahora que ya sabes los ingredientes: ¿estás dispuesto a ponerlo en marcha en vuestra familia?

Puedes leer más artículos similares a Guía para saber cómo actuar ante las peleas de hermanos paso a paso, en la categoría de Hermanos en Guiainfantil.com.