Las 6 claves del método Montessori para tratar los celos entre hermanos

Consejos para acabar con los celos y envidias ante la llegada de un bebé a la familia

Beatriz Martínez

María Montessori, pedagoga, científica, médica y educadora, fue una de las grandes mentes de su época y bien podemos decir que de la nuestra también. Y es que son innumerables las cosas que hemos aprendido gracias a ella. Una de esas cosas a destacar y que en esta ocasión nos ocupa es el tema de los celos entre hermanos. Sigue leyendo y sabrás cómo gestionar las envidias y celos entre hermanos tengan la edad que tengan según el método Montessori. ¡Empezamos!

Los celos entre hermanos, ¿por qué y cuándo se producen?

El método Montessori para tratar los celos entre hermanos

La mayoría de las veces los celos, ese sentimiento 'raro' que nota el niño y que no sabe explicar bien, surgen ante la llegada de un nuevo bebé en la familia. En otras ocasiones los celos se producen cuando el bebé empieza hacer cosas como caminar, sonreír, decir su primera palabra... Y se lleva todas las miradas de atención. Hay que tener en cuenta que los celos también se pueden dar entre mellizos o gemelos o entre hermanos mayores pero de diferentes edades debido a diversas causas, por ejemplo, cuando uno de ellos saca mejores notas en el colegio.

Sea de la forma que sea, los celos se producen o se sienten porque hay un cambio significativo y un hermano se ve desplazado del que hasta la fecha había sido su 'lugar especial'. Los padres tenemos en nuestra mano la posibilidad de hacer que esos celos no sean tan intensos mostrando amor, comprensión, respeto y dando siempre pie al diálogo.

Ten claro que los celos son un sentimiento natural más, al igual que la tristeza o la alegría, y que para aprender a gestionarlos bien hay que entenderlos y saber expresarlos. Si el niño no habla o no comunica lo que le ocurre y los padres, sobre todo por lo que supone la llegada de un segundo hijo, no tienen tiempo o no saben cómo ayudarle, la situación podría ir a peor.

Señales de que un niño está celoso

Antes de meternos con las técnicas Montessori para tratar de ayudar al niños con los celos, veamos cuáles son las señales que nos indican que esos sentimientos están haciendo acto de presencia:

- Cambios de comportamiento y ganas de llamar la atención.

- Rabietas o berrinches.

- No hace caso a lo que se le dice.

- Regresión o querer hacer lo mismo que el hermano pequeño.

- Pesadillas o alteración del sueño.

- Agresividad y/o rechazo al diálogo.

- Baja autoestima.

- Falta de apetito o apetencia desmedida por la comida.

Tratar los celos entre hermanos según el método Montessori

Los celos infantiles y cómo acabar con ellos según Monte

Para evitar en la medida de lo posible los celos de los niños que esperan a su hermanito o bien los que se dan entre mellizos o gemelos o hermanos de distinta edad, podemos llevar a cabo una serie de técnicas basadas en las enseñanzas que nos dejó María Montessori.

1. Involucrar desde el principio al hermano mayor
Una forma ideal de que el hermano mayor no sienta celos, o al menos supere pronto esta etapa, es involucrarle desde el principio. Se ha de contar con él explicándole que mamá está embarazada y que dentro de unos meses serán uno más en la familia y todo lo que ello supone. De esta forma el niño lo verá como algo natural. Sin embargo, debemos tener en cuenta que esto no significa que tengamos que dotar al hermano de algunas responsabilidades que, en realidad, no le corresponden.

2. Ser realistas y no crear falsas expectativas
El punto anterior se une con este otro. Cuando se habla de la llegada de un nuevo bebé a la familia se ha de hacer de forma realista, ni contarlo como que va a ser todo maravilloso ni presentarlo como algo negativo. A su vez, se debe usar un lenguaje acorde a la edad del niño y animarle a que haga cuantas preguntas pasen por su mente.

3. Reafirmar el papel de cada hermano
Según decía María Montessori: 'El niño que ha aumentado su propia independencia con la adquisición de nuevas capacidades, solo puede desarrollarse normalmente si tiene libertad de acción'. ¿Cómo podemos utilizar esto para tratar los celos entre hermanos? Pues dando margen a la independencia de cada uno, permitiendo que tengan su propio espacio y dejando también que pongan en práctica por sí mismos las nuevas capacidades que adquieren cada día aunque muchas de ellas hayan de basarse en el ensayo error.

4. No hacer comparaciones
Tengan la edad que tengan los hermanos se debe evitar a toda costa hacer comparaciones entre ellos, incluso cuando pensamos que no nos oyen. Ni comparaciones positivas (pues no lo serán tanto para el otro hermano) y ni negativas, esto solo afecta a su autoestima y por lo tanto a los celos.

5. Contar con los hermanos para todo lo que se pueda
Para cambiar la ropita del bebé cuando se le haya manchado, para preparar el baño, para ir juntos a la escuela, para ayudarle a hacer los deberes en casa... Da igual la edad en la que se encuentren los hermanos, siempre se puede contar con uno para ayudar al otro y la inversa. ¡No hay nada mejor apara afianzar la relación entre ellos!

6. Y si un hermano no hace más que llamar la atención...
Puede que sea el hermano mayor quien no haga más que llamar la atención porque tiene celos de su hermano pequeño o puede que sea este quien tenga celos del mayor y busque ser el protagonista a toda costa. Sea como sea, si hay alguien que reclame la atención de los padres, lo mejor es dársela. Hablar con ellos, buscar momentos para estar todos juntos y para compartir cosas por separado y sobre todo mucho diálogo para que entiendan que no hace falta que hagan nada en concreto para llamar la atención pues la atención y todo el cariño del mundo de sus padres ya lo tienen.

Hasta aquí las técnicas Montessori para tratar los celos entre hermanos que esperamos hayan sido de gran ayuda.