Guía para adaptar tu casa a Montessori y a la autonomía de los niños

Pautas para preparar el ambiente de tu cocina, baño, salón y dormitorio a Montessori

Marta Prada
Marta Prada Formadora y Guía Montessori

Cuando pensamos en preparar el ambiente casero para los niños, enseguida nos vienen a la mente un montón de accesorios aparatosos: cunas con altos barrotes, cambiadores, hamacas, gimnasios musicales, peluches... La realidad es que adaptar un hogar para que convivan los niños no requiere tanto como pensamos. Incluso, a veces es más bien cuestión de quitar y no de poner. En esta ocasión veremos algunas cuestiones básicas para adaptar tu casa a la filosofía Montessori y sencillas ideas muy prácticas para adaptar cada una de las estancias (cocina, baño, dormitorios y salón) con el objetivo de fomentar la autonomía de los niños.

Primeras pautas para empezar a adaptar tu casa a Montessori

Cómo adaptar tu casa a Montessori y los niños

Estas son algunas de las primeras premisas que los padres y madres debemos tener en cuenta a la hora de preparar nuestra casa adaptada a los niños y las niñas:

1. Pensar antes en las necesidades físicas y emocionales de los niños
Es frecuente preparar una habitación para el bebé. Sin embargo, la necesidad de un bebé recién nacido es el contacto de día y de noche. Los primeros meses nuestro espacio será el suyo.

2. Naturalidad y sencillez
Un error frecuente a la hora de preparar espacios infantiles es la sobrecarga de juguetes y colores estridentes. Los niños y niñas necesitan un entorno natural, que transmita serenidad y calma. Te recomiendo que escojas colores naturales o neutros.

3. Retira los peligros
Para evitar estar continuamente con estrés, tensión y prohibiciones, puedes retirar de las zonas bajas los objetos cortantes, pequeños o peligrosos. Hasta los 3 años aproximadamente, los niños no son dueños de sus impulsos, de modo que podrá más su necesidad de descubrir y explorar que cualquier tipo de advertencia que hagas.

[Leer +: Educar sin premios ni castigos según Montessori]

4. Accesibilidad
Que tengan todo lo que necesiten para valerse por sí mismos a su alcance. Su ropa, snacks saludables, accesorios de higiene: cepillo para el pelo, pañuelos, cepillo de dientes, herramientas de cocina adaptadas, elementos de su tamaño para contribuir en la limpieza y tareas del hogar...

5. Orden
Cuando un niño lo tira todo normalmente pensamos que es desordenado. Sin embargo, los niños y niñas tienen una gran sensibilidad al orden, porque están ordenando su cerebro. Cuanto más orden tengan alrededor, más fácil y eficaz será la tarea de construir un cerebro ordenado. Ordena sus materiales en bandejas, por actividades, así será más fácil sacar lo que quiere usar y recoger después. Retira lo que no usa. Evita amontonar y apilar.

6. Evolución
El ambiente tiene que evolucionar con el niño, para que pueda cubrir sus necesidades en él.

Desde que los niños y niñas caminan, es importante pensar en cómo podemos dar autonomía a los niños para que puedan valerse por sí mismos en cada una de las estancias de la casa. Por eso podemos ir pensando en las actividades que hacemos en cada habitación (incluidas la cocina y el baño) y cómo hacerlas accesibles y ordenadas para que ellos tengan autonomía para usarlas por sí mismos (con nuestra guía y presencia). A continuación te damos algunas pautas inspiradas en la filosofía Montessori para que sepas a qué nos referimos.

Fomentar la autonomía de los niños con pequeños cambios en la cocina

Preparar el ambiente de la cocina a los niños

Empezamos nuestros 'tour Montessori' por casa desde la cocina. Estas son algunas pautas muy sencillas que puedes incorporar para fomentar la autonomía de los niños y que esta estancia sea más accesible para tus hijos, una vez que ya caminan.

- Preparar snacks
Es recomendable que para que puedan prepararse almuerzos (a partir de 2 años aproximadamente), tus hijos tengan un cajón o estante con algunos snacks saludables semipreparados o fáciles de pelar, cortar o comer. También te recomiendo que tengas a su alcance una jarra pequeña con agua y un vaso, o bien un bidón a su altura con grifo, para que pueda servirse agua por sí mismo.

- Cocinar
Para que puedan contribuir como uno más en esta tarea, puede ser buena idea tener una torre de aprendizaje o algún escalón ligero para que alcancen a encimeras. Las encimeras han de estar despejadas de peligros. Lo ideal es que tengan herramientas reales de su tamaño, adaptadas a su etapa y habilidades disponibles y visibles, siempre con orden.

[Leer +: Técnica PERA para poner límites a los niños]

- Limpiar
Puedes colgar en unos ganchos bajos cepillo, fregona, trapitos a su altura y algún bote con dosificador, por ejemplo, para que pueda limpiar mesas, cristales, etc.

- Poner la mesa
Una idea es colocar todo accesible en un carrito de tres pisos (vasos, cubiertos, platos, manteles individuales...) o bien, en algún estante a su altura.

Preparar el ambiente del baño según la filosofía Montessori

Baño accesible a los niños según Montessori

Una vez que ya sabemos cómo preparar el ambiente de la cocina, vamos al baño. Estas son algunas de las cuestiones más básicas que puedes tener en cuenta a la hora de adaptar esta estancia a las necesidades de tus hijos. La filosofía Montessori busca que los niños puedan ser más autónomos en casa.

- Lavarse las manos
Lo ideal sería que tengan algún escalón ligero para alcanzar al lavabo y una pastilla de jabón de pequeño tamaño visible. Puedes poner algún gancho en la pared para colgar una pequeña toalla de manos a su altura. De esta forma, tu hijo o hija podrá lavarse las manos él o ella solo.

- Lavarse los dientes
Podemos poner en una bandeja visible a su altura, cepillo de dientes, pasta, una toallita pequeña para secarse la cara y un vaso.

[Leer +: Juego casero para enseñar a los niños a cepillarse los dientes]

- Peinarse
Puedes meter en un bote un cepillo de su tamaño y un peine. Han de estar visibles y a su altura. A ser posible junto a algún espejo.

- Pipí y caca
Bien con orinal o bien con adaptador y escalón. Lo recomendable para que tengan autonomía en el proceso de control de esfínteres es tener en una cesta en el baño ropa de cambio fácil de quitar y poner, toallitas a su altura, una papelera y pañales ordenados.

- Cambiarse
Es recomendable tener una ropa de cambio limpia en el baño a su altura, por ejemplo puedes colocarla en una cestita. Así, si se mancha o se moja, tendrá todo a su alcance.

[Leer +: Cambiar el pañal de pie según Montessori]

- Ducharse
Pueden utilizar el mismo escalón que usen para el lavabo para acceder a la bañera. Te recomiendo antideslizantes para su seguridad y botes gel y champú con dosificador fácil, de pequeños tamaño, para que ellos mismos los puedan utilizar en caso necesario. Podemos colgar a su altura en un gancho un albornoz o toalla de su tamaño.

Cambios en el salón de tu casa según el método Montessori

Tips para adaptar tus habitaciones a Montessori

La organización del salón dependerá mucho de la distribución de cada hogar, de las circunstancias familiares y de las necesidades del niño o la niña. Algunas familias deciden incluir en él una zona con materiales y juguetes Montessori. Esto es interesante cuando el niño o la niña requiere aún mucha presencia por nuestra parte y tenemos espacio suficiente. En cualquier caso, lo importante es que haya orden y cosas interesantes que hacer, no solo para los adultos, sino también para el niño.

- Que las pantallas no monopolicen el corazón del hogar
El salón es la zona de reunión de la familia, por lo general. Allí podemos tener una biblioteca con libros accesibles y visibles a su altura (puedes colocarlos con las portadas visibles para que llamen más la atención), también podemos poner una pequeña ludoteca de juegos de mesa en una estantería accesible o algún material, juguete o actividad (cesta con instrumentos de percusión, alguna bandeja con actividades de expresión artística, puzzles...). Recuerda que el objetivo de la filosofía Montessori es fomentar la autonomía de los niños.

- Fácil acceso a la mesa
Si la familia come en el salón, es importante que el niño o la niña pueda acceder a la mesa familiar con autonomía. Hay tronas evolutivas que facilitan su autonomía, con pequeños escalones para que puedan subirse solos. Si hay espacio podemos incorporar también una mesa bajita para sus almuerzos o meriendas o bien adaptar la mesa de centro, que suele ser baja, con una silla de su tamaño.

- Tener plantas en casa
Es muy interesante que haya plantas naturales que el niño o niña pueda ver y cuidar, con todo lo necesario para regar y limpiar las hojas preparado en un par de bandejas a su altura.

- Imágenes realistas
También es interesante que tengan imágenes bonitas y realistas a su altura (sobre animales, naturaleza, niños y niñas del mundo, ciudades...).

Cómo es un dormitorio Montessori para tu bebé o hijo mayor

Montessori en casa para tus hijos

Por último, vamos a analizar cómo es un dormitorio Montessori. Una vez más, buscamos que los niños puedan tener acceso a aquello que les permite realizar las actividades relacionadas con dicha estancia de la casa, como puede ser dormir o jugar.

- Dormir
una camita baja, accesible. Para que pueda subir y bajar con autonomía a la hora de dormir y despertarse.

- Leer
Es importante que en su espacio haya una pequeña zona con libros y cuentos.

- Jugar
Si decidimos tener sus juguetes y materiales aquí (o parte de ellos) será muy interesante que tengan unos estantes o baldas a su altura para colocarlos (siempre sin amontonar).

- Vestirse
Adapta el armario con su ropa de temporada muy ordenada y accesible. Si tiene mucha ropa puedes poner en la parte baja del armario, la ropa de más rotación y uso, y en la parte alta el resto. Es interesantes tener barras para colgar a su altura. Si hay espacio, puedes colocar un espejo en vertical junto al armario para que pueda verse y mirarse al vestirse. Les encanta.

- Expresarse
Bien en su dormitorio, bien en el salón. Pueden tener alguna balda con varias actividades de expresión artística. Para mí esto es vital para muchos momentos en los que dicen que se aburren, o se acaban las ideas: pintar sobre pizarra, pintar con acuarelas, modelar, recortar, hacer collages...

Adapta el ambiente casero a las necesidades de tus niños

No hay una fórmula óptima. Cada familia que quiera adaptar su casa a Montessori tendrá que ir probando lo que funciona en su ambiente. Cuando un niño va a lavarse las manos y llena todo el baño de agua, no quiere decir que haya que dejar de tener accesible esa actividad.

Necesitamos mostrarle antes cómo hacerlo muy despacio, necesitamos darle la oportunidad de que lo haga con autonomía dándole presencia cercana y silenciosa (para no interrumpirle), necesitamos que tenga mucho orden en la actividad para que sea muy fácil encontrar todo lo que necesita para hacerla y volver a dejar todo en su lugar cuando acabe y necesitamos poner límites, siempre constructivos. Si moja, podemos mostrarle como recoger, acompañarle a por la fregona...

Un ambiente adaptado a Montessori no es mágico. Requiere que el adulto tenga la consciencia, la paciencia y el tiempo suficiente como para poner al niño en contacto con ese ambiente y que se nutra de él. Sin embargo, un buen ambiente que fomente su autonomía es como decir a nuestro hijo con palabras: TÚ PUEDES, CONFÍO EN TI, SÉ QUE ERES UN SER VALIOSO.

Puedes leer más artículos similares a Guía para adaptar tu casa a Montessori y a la autonomía de los niños, en la categoría de Autonomía en Guiainfantil.com.

Publicado:
Actualizado: