6 juegos Montessori para hacer en casa con los niños sin gastar dinero

Actividades y juegos caseros para estimular a los bebé y a los niños

Beatriz Martínez

Seguro que has oído hablar más de una vez del método Montessori para enseñar a los niños, y es que de aquí a un tiempo se ha puesto muy de moda. Sin embargo, más que de una moda podríamos decir que es toda una corriente que se basa en las enseñanzas de María Montessori, quien afirmaba que lo mejor es el aprendizaje mediante la experiencia activa en la que el juego toma el papel destacado. Es por eso que en Guiainfantil.com compartimos contigo unos juegos Montessori para hacer en casa con tus hijos con materiales sencillos y cotidianos. ¿Cuál de ellas será tu favorita?

Actividades y juegos Montessori de niños para aprender en casa

Ideas de juegos Montessori para hacer con los niños en casa

Estas actividades lúdicas basadas en el método Montessori tienen como principal objetivo desarrollar la capacidad de los más pequeños de la casa, quienes pueden aprender mediante el juego. ¡Y además son muy divertidas y las podrás hacer sin gastarte mucho dinero!

1. El juego de las pelotas Montessori para bebés

Empezamos el listado de las mejores actividades Montessori dándote a conocer el juego de las pelotas para los bebés. Tan solo necesitarás un par de bolas blanditas, mejor si son de tela para que no rueden mucho. Se trata de mostrar al bebé las pelotas y dejar que las toque para se familiarice con ellas y despierte su curiosidad. Después se lanzan ambas pelotas a unos centímetros del pequeño para que se anime a cogerlas. Montessori creía que cada vez que nos movemos lo hacemos por algo, con un fin y no solo por el mero hecho de moverse. Pues este juego tan sencillo viene a enseñar esto al bebé.

El bebé tendrá ganas de alcanzar las pelotas y lo verá posible pues no se han alejado mucho de su mano. Si ya gatea puede que las coja enseguida, si aún no ha desarrollado esta habilidad, estirará los brazos en dirección a las pelotas. En ambos casos, ya sea que las ha cogido solo o que se las hemos dado nosotros, estará contento de haber hecho el esfuerzo del movimiento y de haber recibido la recompensa. ¿Has visto qué rato más divertido se puede pasar con una sencilla actividad Montessori?

2. El juego de manipular objetos para niños de hasta 2 años

María Montessori decía que cualquier ayuda innecesaria es más un obstáculo que una ayuda. Esto quiere decir que debemos estar al lado de los niños y ayudarles a entender el mundo que les rodea, pero que a su vez se les debe dar espacio para que puedan explorar y conocerlo por sí mismos. La actividad Monterssori que aquí te proponemos será perfecta para ello.

Coge unos cuantos objetos cotidianos que tengas en casa y que sean de uso diario para tu hijo como su juguete favorito, la cuchara con la que come, su pijama o el peluche con el que se arrulla. Háblale acerca de cada uno de ellos, dile para qué sirven y deja que los manipule a su antojo. Puedes hacerle preguntas sencillas como: ¿Dónde está tu pijama? ¿Cómo se usa la cuchara? ¡Qué no te sorprenda si acierta en sus respuestas!

3. Maracas musicales hechas por vosotros mismos

Para los pequeños que ya han cumplido los tres años de edad tenemos unas originales maracas musicales. Con ellas aprenderán la importancia de la música, sabrán diferenciar texturas y se lo pasarán en grande. María Montessori tenía una frase que repetía una y otra vez: 'El niño que tiene libertad y oportunidad de manipular y usar su mano en una forma lógica, con consecuencias y usando elementos reales, desarrolla una fuerte personalidad.' ¿Y si esos objetos que manipula a la vez tienen música? ¡Éxito asegurado!

Coge dos o tres botellas de plástico vacias y mete en ellas objetos sonoros como pinturas, o pasta cruda. Cierra la botella y agítala como si de una maraca se tratara. Permite que tu hijo esté delante mientras preparas este instrumento casero, incluso podéis personalizar las maracas pintando o pegando pegatinas. ¡Qué ilusión!

4. Aprender los colores con el juego casero Montessori

Los colores son de las primeras cosas que llaman la atención a los niños, más aún si son llamativos. Este juego es idóneo para pequeños de tres o cuatro años. Para ponerlo en marcha necesitarás unos rollos vacíos de papel higiénico o de cocina, unos cartones y unas cuantas pinturas.

Como ya has podido adivinar, se trata de pintar los tubos de cartón de diferentes colores, de recortar pequeños trozos de cartones y de pintarlos también en esos mismos colores. Enseña a tu hijo cómo se clasifican y deja que lo haga él solo. Esta misma actividad la puedes versionar y hacer con texturas. Al igual que hemos hecho con los colores, se trataría de buscar pequeños objetos que se tengan en casa de diferentes texturas y poner en cajitas separadas según sean suaves, ásperos, rugosos... ¡Diversión asegurada!

5. Pintar piedras al estilo mandala

Esta actividad Montessori favorece la concentración, la psicomotricidad fina, deja volar la imaginación y además es de lo más relajante, ideal para mostrar a los pequeños cuando están algo agitados o nerviosos porque se acercan las vacaciones o hay cualquier otro cambio que altere su rutina diaria.

Recoge unas cuantas piedras del parque o de la playa y prepara unos colores. Pueden ser rotuladores, ceras o témperas con aplicador. A continuación, deja que tu hijo dibuje sobre las piedras. Si se lo quieres poner un poquito más fácil puedes hacer a lápiz un bonito dibujo estilo mandala y rellenar con los colores que habías preparado. ¡No podrás resistirte a pintar tú también!

6. Tarjetas para asociar palabras sencillas

Para los niños y niñas que recién se adentran en el apasionante mundo de la lecto-escritura tenemos esta actividad Montessori que se basa en aprender letras y palabras sencillas mediante tarjetas. Puedes preparar en casa tú mismo las tarjetas, tan solo vas a necesitar cartulina, lápices de colores y muchas ganas de pasártelo bien.

Haz unos dibujos básicos relacionados con el entorno de tu hijo: mamá, papá, la escuela, el parque... Y escribe en letras mayúsculas el nombre de cada dibujo. Por otro lado, anota en un papel grande la inicial de cada dibujo que has hecho y dile a tu pequeño que trate de saber con qué dibujo se corresponde. El siguiente nivel de este juego es dibujar la tarjeta y decir al niño que sea él quien escriba lo que ve. De esta forma se asocian palabras con dibujos y se conoce el abecedario.

¿Lista para probar todas estas actividades Montessori?