Por qué debes cambiar el pañal de pie al niño según método Montessori

Beneficios de cambiar el pañal en posición vertical

Lidia Nieto
Lidia Nieto Editora Jefe

Conseguir montar el carrito de paseo, preparar un biberón sin que esté demasiado frío o extremadamente caliente o ponerle el body sin que ningún botón quede descolocado son algunos de los retos a los que se enfrentan los padres. Pero, ¿qué nos dices de cambiar el pañal? ¿y de cambiar el pañal de pie a tu hijo

Por qué cambiar el pañal de pie a un niño 

cambiar el pañal de pie

Cuando son recién nacidos, el cambio de pañal se puede convertir en una sucesión de episodios "divertidos". ¿A que padre no le ha pasado que cambia el pañal del bebé y justo cuando le está vistiendo el pequeño se ha hecho caca? ¡Y vuelta a empezar! Otra situación cómica es aquella en la que le estás limpiando y... ¡se hace pis! Eso por no hablar del día en el que pones el pañal al revés, lo de atrás delante. 

Según los niños se van haciendo mayores, el cambio del pañal se puede transformar en una continua guerra entre ambos. El pequeño se mueve mucho, resulta difícil ajustárselo bien y, al final, se le acaba saliendo el pis. ¿Qué hacer en esta situación? ¡Tenemos la solución: cambiar el pañal de pie

El método Montessori se basa en el respeto al proceso natural del niño y en favorecer su autonomía, de ahí que sean partidarios del cambio del pañal en posición vertical. Y es que son muchos los beneficios que tiene cambiar el pañal de pie a un niño: 

- Al estar de pie, el niño es consciente en todo momento de lo que está ocurriendo a su alrededor y se muestra mucho más receptivo. 

- El niño está más colaborativo y eso hace que participe en la acción de cambiar el pañal. Los más activos hasta querrán limpiarse ellos solos. Si es el caso de tu hijo, ¡déjale! Es un aprendizaje paulatino. 

- Se convierte en una nueva etapa. Cambiar el pañal de pie ayudará y favorecerá la transición de hacer pipí o caca en el pañal a hacerlo en el original o en el wáter. 

- Desde esa posición vertical el niño, además, podrá él mismo subirse o bajarse los pantalones y así, poco a poco, él irá aprendiendo a vestirse. 

Por supuesto, esta acción es necesario hacerla a partir de los 15 meses, cuando el niño ya comienza a sostenerse de pie con seguridad y no hay riesgo de que vaya a perder el equilibrio.

Cosas importantes antes de cambiar el pañal 

Antes de ponerte manos a la obra, es necesario que esté todo preparado.

- Elige el momento adecuado
Si el niño está jugando, respétale y permítele que termine lo que está haciendo. De lo contrario, se negará y será peor. 

- Haz que ese instante sea más atractivo
Como el cambio de pañal es algo que a muchos niños no les entusiasma demasiado, ¡conviértelo en un momento de diversión! Canta una canción de camino del comedor a su habitación o cuéntale un cuento.

- Ten a mano todo lo que necesitas
Al menos dos pañales (por si uno se mancha en el cambio), toallitas (en el mercado existen las que se pueden tirar directamente al baño o las que deben de ir al contenedor de basura) y crema para el culete (sobre todo en niños con dermatitis atópica por el pañal).

Cuándo quitar el pañal al niño 

Otro de los aspectos positivos que tiene cambiar el pañal de pie al niño es que le prepara para la última fase: retirar el pañal definitivamente y comenzar a usar braguitas o calzoncillos. Si estás a punto de entrar en esa etapa, ¡aquí te dejamos unos prácticos consejos!: 

- Debe de ser un proceso paulatino, en el que para nada se puede forzar al niño.

- Cada uno tiene su proceso y su maduración. Intenta no comparar a tu hijo con el resto de amiguitos de la guardería/colegio. 

- Él tiene que estar preparado, pero tú también. Puede ser un camino rápido o lento y debéis de tener paciencia. 

- Si se hace pis encima, ¡no le regañes! Lo único que conseguirás es que se sienta mal y retroceda en este proceso que habéis comenzado.  

- Prueba con algún pañal tipo braguita que le ayude a iniciarse en esta nueva aventura a la que se enfrenta. 

- Puedes optar por el orinal o, directamente, el váter, aunque tendrá que ser con adaptador para que no se caiga. 

- Permanece atenta a sus gestos. Si le notas inquieto, que cruza las piernas, que se toca... ¡anímale a que acuda al baño!

Puedes leer más artículos similares a Por qué debes cambiar el pañal de pie al niño según método Montessori, en la categoría de Uso de pañales en Guiainfantil.com.