Vivir la Navidad según Montessori sin que los niños pierdan la ilusión

¿Cómo enfocar la magia de Papá Noel y los Reyes Magos según el método Montessori?

Marta Prada
Marta Prada Formadora y Guía Montessori

¿Cómo se vive la Navidad desde la filosofía Montessori? ¿Cómo se enfoca el tema de los Reyes Magos y Papá Noel? ¿Cómo gestionar las montañas de regalos de forma consciente? A continuación te cuento cómo intento vivir la Navidad según Montessori y por qué los niños no pierden la ilusión de estas fechas a pesar de que enfoquemos las fiestas con una mirada diferente.

Cuál es el significado de la Navidad para mí - Guía Montessori

Vivir la Navidad con los niños según montessori

Las tradiciones y las celebraciones son fundamentales para los seres humanos. Ayudan a construir nuestro ser individual y social, crean identidad y, en muchas ocasiones, ayudan a construir valores. Recuerdo que cuando era una niña y tenía que ir al médico, mi madre siempre nos llevaba a desayunar fuera al salir. Esa tradición me ayudó a sentirla cerca en esos momentos, me ayudó a aliviar mis miedos cuando tocaban vacunas porque sabía que después habría algo bueno, me ayudó a crear recuerdos positivos...

Meses antes de Navidad, los niños y niñas la esperan ya con ansia. En casa la pregunta que más se repite es: ¿cuánto queda ya para Navidad? De las navidades cuando era niña lo que más recuerdo son las cenas de Nochebuena y Nochevieja cuando nos juntábamos toda la familia, los preparativos de la cena, los planes y paseos por la ciudad para ver los mejores nacimientos, los juegos con mis primos y las risas, la tradición de ir al cine por la tarde con mis primos el día de Navidad. Sí, recuerdo algún regalo también, pero lo que de verdad me emociona es pensar en esas experiencias compartidas con las personas que quiero.

Para mí la Navidad es prácticamente sinónimo de FAMILIA. Hoy mis abuelos ya no están. Inevitablemente estas fechas siempre me van a remover porque al cerrar los ojos ellos aparecen, supongo que esto nos pasa a todas las personas que hemos perdido a seres queridos que eran hogar, eran Navidad.

Cuando nació mi hijo, y mis sobrinos... En mi familia, sin casi darnos cuenta, fuimos creando también nuestras propias tradiciones en torno a la Navidad y prometo que cada año que pasa los niños y las niñas de la familia pasan meses hablando de esos 'momentos'. Por ejemplo, cada año hacemos una excursión especial con todos los niños: una Navidad visitaron la nieve por primera vez, otra les llevamos a un pueblecito lleno de librerías y a unas lagunas para ver aves, otra nos fuimos a un parque temático...

Juntarse, jugar, compartir, preparar juntos la cena de Nochebuena, hacer la excursión... Es lo que más esperan y, obviamente, el intercambio de regalos adorna aún más si cabe la celebración.

Cómo vivir la Navidad y su magia con los niños según Montessori

La familia en navidad y montessori

Para mí hay una palabra clave bajo la cual se enmarca toda la pedagogía Montessori y también la forma de abordar las diferentes culturas, tradiciones, celebraciones, creencias y religiones. Y esa palabra es RESPETO.

En Montessori se trata de mostrar al niño el mundo tal y como es de la forma más concreta posible. De hecho, a partir de los 3 años suelen tener en sus ambientes materiales manipulativos para conocer los continentes, los países, las gastronomías, las vestimentas... De esta manera aprenden a ver la riqueza que nos trae vivir en un mundo diverso. Esa es la gran belleza del mundo.

Desde los ambientes Montessori los niños y niñas absorben desde la infancia que en África viven y celebran la Navidad o el resto de festividades de una manera, en China de otra, y en nuestro propio país también podemos celebrar y vivir de maneras muy distintas. De esta manera, los niños y niñas van creando una mente abierta a la diversidad y aprenden a respetar y valorar lo diferente.

Por otro lado, también se trata de que los niños y niñas comprendan qué celebramos. Qué historia hay detrás, qué creencia, qué acontecimiento... Y se les integra en las celebraciones como seres valiosos que son. Recuerdo que una de las cosas que más me gustaban de niña era preparar los canapés para la cena de Nochebuena con mi madre. Que los niños no solo se sienten a cenar y a abrir regalos, sino que participen, que comprendan qué se celebra en Navidad, que se sientan parte de todo desde el principio es algo de mucho valor para construir una autoestima fuerte.

Navidad Montessori - ¿Cómo hablar con los niños de Papá Noel?

Niños pierden la ilusión en navidad

Es posible que, en esta circunstancia, te estés preguntando cómo se aborda la tradición navideña de Papá Noel y los Reyes Magos. Igualmente, desde el respeto.

Toda la pedagogía Montessori se desarrolló en base al conocimiento científico del funcionamiento del desarrollo humano. Sabemos que durante los primeros 6 años de vida el cerebro está creando su estructura básica. Por tanto, que tengan alrededor un orden físico y emocional es crucial para que esos cimientos sean firmes. De ahí, la importancia de dar respuestas honestas y sencillas a sus preguntas curiosas; ¿Mami, cómo se hacen las nubes? Que tengan materiales manipulativos les ayuda a comprender de una forma concreta cuestiones que quizá son más abstractas.

El foco se pone en la belleza de lo que nos rodea, en dar valor a lo bueno y lo bello que tenemos alrededor. Es la forma de que aflore ese sentimiento de 'CUIDAR' lo que nos rodea.

¿Y dónde queda la imaginación? En palabras de la Dra. Montessori: la imaginación es una expresión de la búsqueda incansable de la verdad. Si el niño no tuviese imaginación sería imposible comprender el mundo, porque hay muchas cuestiones que no vemos, que no tocamos y que necesitan ser ordenadas en nuestro cerebro.

Apreciar lo que nos rodea para aprender a cuidarlo y a disfrutarlo es quizá la enseñanza más valiosa de vida. Apreciar las flores, apreciar los alimentos, apreciar una excursión, apreciar las estrellas... Si aprendemos desde pequeños a querernos y darnos valor y a dar valor a lo que nos rodea tendremos el mayor de los regalos de vida.

¿Cómo enfocar la magia navideña según el método Montessori?

La magia de la Navidad y montessori

El mundo tiene suficiente magia. Crecer pensando que existen mundos de castillos, unicornios voladores, princesas y animales parlantes puede llevarte a idealizar algo que no existe y a ver menos magia en lo que tienes alrededor. Y esto también se aplica en Navidad.

Desde las escuelas Montessori, no se fomenta esta fantasía de Papá Noel o Reyes Magos, sin embargo, se respeta: con los niños que creen en los Reyes o Papá Noel no se alienta esa fantasía, pero tampoco se niega si el niño comenta algo, simplemente se le escucha.

Muchas familias que siguen la tradición de Papá Noel y Reyes Magos en ocasiones se muestran reticentes a que otras familias no alienten esta fantasía, por miedo a que algún niño pueda descubrir 'la verdad' a sus hijos. Hay que entender estos miedos cuando la tradición está muy arraigada en la familia. ¿Y si cambiamos el miedo por la tolerancia? El cierre a otras realidades, a otras formas de celebrar, es lo que crea ese discurso intolerante con quien desea seguir esta tradición de otro modo.

Si todos los niños crecieran sabiendo que hay distintas formas de celebrar la Navidad, que hay niños y niñas que creen en Papá Noel y que también hay otros que no creen, y que hay que respetar las creencias de los demás no habría problemas, ni miedos porque todos estarían abiertos a esa diversidad.

¿Qué regalos conscientes hacer a los niños en Navidad?

Los regalos de Navidad para niños en montessori

¿Y qué hay del exceso de regalos y del consumismo que promueven estas celebraciones? ¿Cuál es posicionamiento de la filosofía Montessori? Cada familia decide cuál es su foco a la hora de celebrar las navidades y qué valores quiere alentar, qué recuerdos quiere construir...

1. En mi casa, algo que solemos hacer justo sobre el mes de noviembre, justo antes de Navidad, es una reorganización y limpieza integral de los juguetes y demás objetos de los niños y los adultos. De este modo damos salida a lo viejo, a lo que ya no sirve, donamos lo que pueden aprovechar otras personas y dejamos espacio para lo que va a traer la Navidad.

2. Si no quieres que el foco de atención de los niños y niñas gire en torno a la posesión de regalos materiales, entonces una buena idea es crear regalos en forma de experiencias: visitar la nieve, hacer una tarde especial con visitas a museos que le puedan interesar, hacer una excursión a la naturaleza. El año pasado preparé una gymkana de pruebas y juegos con la temática de los dinosaurios, que es un tema que le encanta a mi hijo y fue todo un éxito.

3. Obviamente, no puedes controlar los regalos que hacen otras personas a tus hijos, pero si tienes confianza, sí les puedes hacer sugerencias, por ejemplo, para que entre varias personas compren algo más especial y no haya tanto exceso de regalos... La realidad es que los niños y niñas en esta época se juntan con montañas de regalos.

4. Otra idea puede ser dosificar esos regalos. Es decir, que los niños y niñas vayan recibiendo los juguetes poco a poco, con el tiempo, para que les den más valor. Esto es especialmente interesante cuando sabemos que se va a juntar con demasiadas cosas.

5. Y por último, una idea estupenda es la de sugerir regalos de Navidad que vayan aparejados a experiencias en familia: juegos de mesa, unos patines, una bicicleta, una pelota, una raqueta de tenis, un kit de exploración para hacer senderismo...

[Leer +: Guía de regalos para los niños en Navidad]

¿En qué consiste la regla de los cuatro regalos para los niños?

La regla de los cuatro regalos de navidad para niños

Yo no soy muy partidaria de las reglas: en los últimos años se puso de moda la regla de los cuatro regalos: algo para llevar (ropa, complementos...), algo para leer, algo que necesiten, algo que deseen. La realidad es cada familia y cada niño es un mundo y tampoco nos tenemos que agobiar en Navidad con reglas. Creo que lo importante es utilizar el sentido común y tener claro nuestro propósito y los valores que queremos fomentar en nuestra familia.

Para mí, un regalo en sí que traen estas celebraciones es darnos ese toque de recuerdo del valor de compartir tiempo con los nuestros, que a veces, por obligaciones o rutinas, vamos dejando escapar.

Un regalo en sí mismo es preparar juntos las postales navideñas, decorar de Navidad la casa, preparar juntos adornos, hacer algún regalo más personal y casero, envolver juntos los regalos y decorarlos, preparar alguna receta típica de estas fechas en familia, visitar el mercado navideño, salir a comer ese chocolate calentito con churros, hacer la excursión tradicional navideña, reencontrarnos con nuestra familia que vive lejos...  Para mí, ese es el mayor de los regalos de la Navidad y ahí es donde elijo que esté el foco: en los recuerdos, en las personas, en las cosas sencillas...

He tratado de escribir este artículo con la máxima sensibilidad. Celebres como celebras la Navidad, la vivas como la vivas no olvides lo esencial: disfrutar de las personas y las experiencias. Lo bonito es ver cómo cada familia tiene su mesa típica en Nochebuena, cómo cada familia lo vive de una forma distinta... Ni mejor, ni peor... Y eso es lo bonito de la Navidad: celebrar con los nuestros, sea como sea. ¡FELICES FIESTAS!

Puedes leer más artículos similares a Vivir la Navidad según Montessori sin que los niños pierdan la ilusión, en la categoría de Familia - planes en Guiainfantil.com.

Publicado:
Actualizado: