9 imperdibles mercados navideños de España. Planes de Navidad con niños

Los mercadillos de Navidad más mágicos para ir en vacaciones con tus hijos

María Machado

Cada año, a muchos padres nos surge la misma duda: ¿qué hacemos con los niños para que no se aburran durante las vacaciones de diciembre? Para evitar que tus hijos se pasen todo el día viendo la televisión o jugando con la tableta, te proponemos distintos planes de Navidad para disfrutar con niños. En esta ocasión, nos centramos en una de las actividades más divertidas y especiales que solamente se puede hacer en esta época: una excursión a un rastrillo de Navidad.

En Guiainfantil.com hemos hecho una lista con los mejores mercados navideños de España, esos que no te puedes perder si vives aquí o vas a hacer un viaje muy especial durante esta época. ¡Querrás ir a todos! 

Los más bonitos mercados navideños de España

Estos son los mejores mercados navideños de España

1 El mercadillo navideño de la Plaza Mayor de Madrid
Para muchos madrileños ir al mercado de Navidad que cada año se dispone en la Plaza Mayor de Madrid ya se ha convertido en una costumbre a repetir. Es uno de los más antiguos y tradicionales de toda España. En sus más de 100 pequeñas tiendas, que parecen casitas navideñas de película, se pueden encontrar todo tipo de figuritas para el Belén: grandes, pequeñas, hechas a mano, de plástico... Y muchos complementos para tu nacimiento: puentes, rebaños de ovejas, molinos, casa decorativas, ríos, pastorcitos... Si te gusta poner un Belén grande y completo, no puede faltar una visita a este mercado navideño.  

2 El bonito mercadillo de Valencia
En el mercado de Navidad de Valencia se pueden encontrar todo tipo de guirnaldas, bolas para el árbol, calcetines para que Papá Noel deje los regalos, figuras para el belén... ¡Los niños no pueden evitar quedarse embelesados con tanto colorido en los puestos! Pero, además, en este mercado se pueden probar algunas delicias típicas del periodo navideño, lo que hará que vuestra excursión sea redonda. ¡Podréis comer unas ricas castañas asadas! 

3 El rastrillo navideño de Bilbao
En Bilbao también se pone un bonito navideño repleto de casetas con figuritas y adornos navideños. La calle Bailén se llena de puestos donde se venden objetos navideños de artesanía local. Una de las figuras de la Navidad vascas y navarras más importantes es la del Olentzero, como se conoce al Papá Noel vasco. Este carbonero mágico se encarga de traer los regalos a los niños de la zona y está presente en este mercadillo. 

4 El mágico mercado de Barcelona 
La Fira de Santa Llúcia (la Feria de Santa Lucia) es uno de los rincones más mágicos de Barcelona durante la Navidad. Alrededor de la catedral, en una de las ubicaciones más especiales de la ciudad, se colocan distintos puestos llenos de bolas y pequeñas figuras de Papá Noel. Como no podía ser de otra forma, en este mercado también se pueden encontrar los caganers, unas figuras típicas de Cataluña que se ponen en los nacimientos. A los niños les suelen hacer mucha gracia porque, como su nombre indica, estos personajes están agachados mientras hacen sus necesidades. 

 
 
 
Ver esta publicación en Instagram

Una paradeta molt nadalenca del Pare Noel. #FiraSantaLlúcia

Una publicación compartida de Fira Santa Llúcia (@firasantallucia) el

5 Un mercado de Navidad imperdible: el de Sevilla
Sevilla es otra de las ciudades españolas que se engalana en Navidad. Aunque son varios los mercadillos, de mayor y menor tamaño, que se ponen en las calles, el más especial es el situado en el centro. Este mercado navideño ofrece más que compras, ya que uno de sus grandes atractivos son los talleres y juegos que se organizan para los más pequeños. Tus hijos se lo pasarán muy bien con las distintas actividades que proponen mientras tu disfrutas de sus sonrisas y de una rica receta andaluza. 

6 Santander y su bonito mercado de Navidad
El mercado de Navidad de Santander es todo un clásico para el que las familias de los alrededores están esperando cada año. Es típico comprar un adorno fabricado por un artesano de la zona y, después, colocarlo en casa para decorar las cenas de Nochebuena y Nochevieja. 

7 El mercado navideño de Salamanca
Desde el momento en el que entras por la gran puerta de luces del parque de la Alamedilla de Salamanca te das cuenta de que ha llegado la Navidad. En su mercado se pueden encontrar bonitas piezas de decoración navideña, pero también, ricos dulces típicos de esta época. Ofrece un plan de Navidad con niños muy atractivo para estas vacaciones. 

8 Vive la Navidad en el mercado de Zaragoza
Cuando se encienden las luces, llega la Navidad a Zaragoza. Si vas a estar por los alrededores, puedes ir al mercado navideño que se pone en la Plaza del Pilar, donde está situada la preciosa basílica. Maños y turistas aprovechan los puestos para comprar algunas piezas de artesanía navideña. No te puedes perder tampoco (aunque es difícil no verlo por su gran tamaño), el nacimiento con figuras de metro y medio. También suele haber una pista de hielo para patinar, otra para trineos... ¡Muy divertido para los niños! 

Ir a un mercado con niños, entre los mejores planes de Navidad

Planes de Navidad con niños: ir a un mercadillo navideño

Se nos ocurren muchas razones por las que tendrías que ir a un mercado navideño con los niños. ¡Y es que una excursión así no puede faltar!

- Es un plan divertido
Las vacaciones de Navidad pueden resultar muy aburridas para algunos niños. El frío hace que no se pueda salir todos los días al parque, muchos padres trabajan, se hace inaguantable la espera hasta que llegan los Reyes Magos y Papá Noel… Por eso, tenemos que buscar planes diferentes con los que podamos despegarles de la pantalla del móvil, de la tableta, de la televisión o de la videoconsola. Ir a un mercado navideño es una gran opción en estas circunstancias.

- Podréis vivir la Navidad en familia
La mejor forma para vivir la Navidad es en familia e ir de excursión a un mercadillo navideño puede ser un plan ideal para compartir un rato bonito entre todos. Tendréis tiempo para reír, para gastaros bromas, para hablar... 

- Se puede convertir en tradición familiar
Uno de los motivos por los que la Navidad es un periodo tan especial es por las tradiciones que llevamos a cabo durante estos días. Cada familia tiene sus propias costumbres, que se van construyendo año tras año, y muchas aprovechan para ir a un mercadillo navideño durante estos días. Toda la familia estará esperando con ansia los días previos a la Navidad para hacer esta pequeña excursión. Y, además, según pasen los años permaneceréis unidos por esta costumbre que habéis establecido en vuestra familia. 

- Os permitirá comprar decoración de Navidad
Los mercados de Navidad están repletos de puestos en los que venden distintos adornos navideños. Podéis comprar alguno o podéis inspiraros para fabricarlos vosotros mismos. Para que tus hijos no asocien la época navideña con consumismo y compras voraces, te proponemos que establezcas un límite de cosas que vais a comprar. Las podéis elegir en familia para que todo el mundo participe en la compra y decoración del hogar. 

- Aumentará vuestro espíritu navideño
Muchos no empiezan a sentir el espíritu navideño hasta que no ven las luces de la calle encendidas o los anuncios de juguetes en la televisión. Por lo tanto, será llegar a un mercadillo navideño y toda la familia sentirá que le corre la Navidad por las venas. Recuerda que el espíritu navideño es mucho más que regalos y compras. Debes transmitirles a tus hijos los valores relacionados con la Navidad como la generosidad, el amor o la empatía. 

- Podréis cantar canciones de Navidad
Podéis aprovechar el trayecto en coche o transporte público para ir preparando vuestra visita al mercado... ¡cantando villancicos sin parar! No hay mejor banda sonora para esta excursión familiar. Aquí te proponemos algunos muy divertidos. 

- Exploraréis nuevas ciudades
En este caso, la Navidad se convierte en la excusa perfecta que os llevará a explorar ciudades a las que nunca habías llevado a tus hijos. De esta forma, conseguirás transmitirle a tu hijo la necesidad de conocer, explorar y descubrir nuevos lugares. 

- Podéis aprovechar para hacer un acto solidario
Aprovecha tu visita a rastrillo navideño para hablar con tus hijos sobre la solidaridad de estas fechas. Si siempre hay que tender una mano amiga a los que más la necesitan, durante un periodo tan mágico como las navidades es aún más necesario. Por eso, te proponemos aprovechar esta excursión para hacer un acto solidario. Puedes animar a tus hijos a que donen un juguete que ya no utilicen, puedes preparar galletas para llevarlas a alguna ONG... 

¡Que lo paséis muy bien en el mercado navideño al que vayáis!