3 obras de teatro muy cortas para fomentar la autonomía de los niños

Guiones de representaciones teatrales para que los niños sean más autónomos

Beatriz Martínez

Las obras de teatro son un pasatiempo excelente para hacer en familia, con tus hijos, o en la escuela, con tus alumnos. Además de una gran herramienta para mostrar un valor o una enseñanza a los más peques. En Guiainfantil.com hemos preparado nada menos que 3 divertidas obras de teatro muy cortas para tratar de fomentar la autonomía de niños y niñas. No dejes de leer los guiones, porque seguro que se convierten en las favoritas de los niños.

Obras de teatro muy cortas para que los niños ganen en autonomía

Unas obras de teatro muy cortas sobre la autonomía de los niños

Aunque no lo parezca eso de vestirse, ir al baño, cepillarse los dientes o recoger los juguetes y hacerlo todo ellos solitos tiene su aquel. Y es que niños y niñas tienen ganas de aprender a hacer cosas por ellos mismos, sin embargo, cuando estas cosas se convierten en una rutina diaria suele hacer acto de presencia la pereza y las ganas de 'mejor que me lo haga mamá o papá'.

En Guiainfantil.com tenemos la solución, interpreta en casa o en la escuela las 3 obras de teatro que aquí compartimos contigo y verás que eso de la autonomía les empieza a resultar sencillo y divertido.

A continuación podrás leer el guion de cada una de ellas. Recuerda que puedes adaptarlo según el número de niños que vayan a participar y sus edades. ¡A divertirse y aprender!

Mateo no quiere ponerse los calcetines. Obra de teatro sobre la autonomía

Obra de teatro para que los niños sean autonómos

Esta obra de teatro corta cuenta la historia de un niño pequeño llamado Mateo quien aprendió a ponerse los calcetines él solito cuando apenas era un bebé. Resulta que nuestro amigo Mateo era muy perezoso y también muy ingenioso, así que, como nunca le apetecía ponerse sus calcetines, le hizo creer a sus papás que se le había olvidado cómo hacerlo. ¿Qué creéis que pasará? ¡Vamos a descubrirlo!

Personajes: Mateo, su mamá y su papá.

Lugar en el que transcurre la acción: una casa.

Se abre el telón. Se ve a Mateo en su habitación justo antes de tener que salir a la escuela. Se le ve hablando él solo.

Mateo: ¡Qué pereza! No tengo ganas de ponerme los calcetines, ni los zapatos... (Da vueltas de un lado para otro de la habitación pensativo). ¡Ya sé lo que puedo hacer! Les haré a creer a mamá y papá que no sé ponerme solo los calcetines ni los zapatos. (Coge su calzado y va a la cocina donde están sus padres haciendo el desayuno).

Papá: Hola, hijo, ¿aún no te has vestido?

Mateo: Es que me cuesta mucho ponerme los calcetines.

Mamá: ¿Lo has intentado? Si antes sí sabías hacerlo.

Mateo: (Pone cara triste) Es que me cuesta mucho.

Papá: No pasa nada yo lo haré por ti.

Mateo: (Pone cara feliz pues ha logrado su objetivo).

En la siguiente escena, Mateo está en casa de un amigo. Para poder jugar sobre la alfombra ha de ponerse unos calcetines de andar por casa.

Mateo: (coge los calcetines y se los pone) ¡Ya estoy listo! Vamos a jugar.

Mamá: (pone cara de 'te he pillado') ¿No decías que no sabías ponerte tu calzado?

Mateo: (Se ruboriza pues han descubierto su mentira) Lo siento, no debí mentir, es que hay veces que me da pereza hacer las cosas.

Mamá: Lo sabemos, pero has de ser responsable de tus cosas y solo pedir ayuda cuando en verdad lo necesitas. (Le da un beso a su hijo y este se va a jugar con su amigo).

Una noche en la granja. Teatro infantil para ser más autónomo

Representación teatral para niños sobre la autonomía

En esta obra de teatro los profesores de un colegio organizan una salida a la granja para que los niños se diviertan y también aprendan a hacer cosas ellos solos como vestirse, hacer la cama o lavarse los dientes.

Lugar en el que transcurre la acción: una casa o una escuela.

Personajes: Almudena en el papel de profesora, Alba, Lucas, Carlota y Andrés. Se puede adaptar para incluir a cuantos más niños mejor.

Almudena: Chicos, es hora de subir al autobús, decir adiós a los papás. Estaremos de vuelta mañana a la hora de comer.

Alba: ¡Qué emoción!

Lucas: Yo estoy contento pero también un poco nervioso. Tendremos que hacer las cosas nosotros solos.

Almudena: (Está al lado de los niños) No os preocupéis ya veréis que no es tan difícil.

Los niños y los profes llegan a la granja dispuestos a pasárselo en grande.

Carlota: (Abre su maleta) ¡Voy a ordenar mi ropa!

Andrés: Yo me voy a lavar los dientes y a ponerme las botas para salir al campo.

Alba: Yo ya casi estoy, solo me queda atarme los cordones de los zapatos pero no se hacerlo bien, ¡siempre se me desatan!

Lucas: No pasa nada, yo te ayudo.

Almudena: Lo veis chicos, ¿a qué no es tan complicado hacer estas cosas? Además, siempre podéis pedir ayuda como acaba de hacer Alba.

Carlota: Tienes razón, lo que pasa es que hay veces que pensamos que no lo podemos hacer bien y al final nos ponemos nerviosos.

Andrés: A mi también me pasa, sobre todo cuando me tengo que poner el pijama y estoy súper cansado.

Almudena: Os entiendo, a mi de pequeña me sucedía lo mismo, por eso una salida a la granja ayuda mucho, es divertido y tenéis la oportunidad de hacer cosas como los mayores.

Los amigos se van a hacer las actividades en la granja. Salen de escena.

Esta casa no es una selva. Guion para representar con niños

La autonomía de los niños en una obra teatral

Érase una niña muy pero que muy desordenada a la que le encantaba bailar y escuchar música. Sus papás siempre le decían que recogiera los juguetes, que se pusiera el pijama, que guardase los libros, pero ella siempre decía que no. 'Un día esta casa va a parecer una selva', le dijo su mamá una vez. Y así fue...

Personajes: Marta y sus papás.

Lugar en el que se desarrolla la obra: una casa.

Se abre el telón y se ve a Marta bailando y cantando.

Marta: ¡Me encanta esta canción! (Sube el volumen de la radio) Me pasaría el día entero bailando y no haría nada más.

Entra en escena la madre de Marta y baja el volumen de la radio.

Mamá: ¡Qué bien bailas! ¿No crees que es hora de recoger los peluches? Te vas a tropezar...

Marta: ¡No!

Mamá: ¿Te has lavado las manos? Casi es la hora de cenar...

Marta: ¡No!

Mamá: ¿Y qué hacen todos esos cuentos ahí tirados? ¿No los guardas?

Marta: ¡No!

Aparece el padre de Marta en escena.

Papá: Es hora de ponerse el pijama.

Marta: ¡No!

Papá: ¿Te has cepillado el pelo?

Marta: ¡No!

Mamá: (Le da un beso a su hija) Un día esta casa va a parecer una selva.

Los padres salen de la habitación.

Marta: Por fin se han ido. (Sube el volumen de la radio de nuevo pero esta vez se oye el sonido de un mono, Marta pone cara de sorpresa) ¡Qué extraño! Será mejor que cambie de emisora. (Esta vez se oye el rugido de un león) Voy a probar otra vez. (Un loro, un tigre, un leopardo... Cada vez que Marta toca la radio se oye un sonido como si de una selva se tratara).

Marta: (Con cara asustada) A ver si mamá tenía razón y mi casa se va a convertir en un selva. Será mejor que recoja los juguetes y los libros, y que me duche, también me lavaré los dientes y me pondré en pijama. Al rato Marta baja a cenar con sus padres quienes se sorprenden de ver todo lo que ha hecho.

Papá: Muy bien Marta, estoy orgulloso de ti.

Marta: ¡Gracias! Es mejor hacer las cosas, ¿o acaso quieres vivir en una selva?

Fin de las obras de teatro cortas para que los niños aprendan a trabajar la autonomía y ganen confianza en sí mismos. ¿Os han gustado?

Puedes leer más artículos similares a 3 obras de teatro muy cortas para fomentar la autonomía de los niños, en la categoría de Teatro en Guiainfantil.com.