Cuando los niños sienten celos hacia su madre o su padre

Herramientas y recursos educativos que te ayudarán a hacer frente a esta emoción de tus hijos

Borja Quicios
Borja Quicios Psicólogo educativo

Las reacciones de los niños siempre sorprenden. Una de las más curiosas que podemos contemplar es la de los celos de los niños hacia uno de sus progenitores. Cuando los padres se abrazan o se besan, hay algunos niños que se enfadan, expresándolo con gritos y llorando para impedir que se pueda dar esta muestra de cariño entre los progenitores. ¿Qué hacer cuando los niños sienten celos hacia su madre o padre?

Niños que sienten celos hacia la madre o el padre

celos de los niños hacia su padre o madre

Los hijos y, sobretodo, los niños que no tienen hermanos, sienten de manera natural e inevitable un enamoramiento hacia uno de sus progenitores cuando son pequeños. Este tipo de celos que sienten los niños hacia el padre o la madre les hace sufrir, pero a la vez les ayuda a crecer y a madurar.

Cuando los hijos, si son chicos quieren a su madre para ellos solos y no la quieren compartir con su padre, es decir, lo que el psicoanalista denominó como complejo de Edipo. Mientras, en el otro lado están las chicas, que quieren a su padre para ellas solas y es la madre la que estorba, complejo de Electra.

Este complejo aparece entre los tres y los siete años. Se trata de una etapa normal en el desarrollo donde los pequeños se sienten atraídos por uno de sus progenitores y empiezan a experimentar un rechazo inconsciente hacia el otro. Con el tiempo esta tendencia desaparece, pero hay que saber trabajar con el niño estas emociones.

Síntomas que nos alertan de que el niño tiene celos de uno de sus progenitores

los celso del niño hacia los padres

Los celos son una emoción que tiene el niño cuando siente miedo a perder algo, en este caso el cariño, el afecto y la atención de su padre o de su madre (en otras ocasiones se puede producir por la llegada de un hermanito).

Los adultos se darán cuenta porque el niño empieza a tener un comportamiento diferente al que nos tiene acostumbrados. ¿Qué señales nos pueden alertar de que el niño está sintiendo celos hacia uno de sus progenitores?

- Cuando tu pareja y tú os abrazáis o tenéis algún gesto de cariño, ¡él o ella se mete por medio! El niño evita este tipo de situaciones a toda costa.

- Resulta casi imposible que tú y tu marido o esposa mantengáis un conversación fluida. ¡Él siempre os interrumpe e intenta sabotear vuestra comunicación!

- Físicamente puede, incluso, interponerse entre vosotros para que no haya ningún tipo de acercamiento o roce.

- Su lenguaje es muy agresivo, sobre todo hacia esa figura a la que 'odia momentáneamente'. Es probable, incluso, escuchar de su boca expresiones como 'Mamá es mía' o 'Papá es mío'.

- Grita, llora o se tira al suelo cuando os ve juntos a los dos. También puede que ser que estas rabietas aparezcan en otros momentos con el simple objetivo de llamar vuestra atención.

- Regresiones. El desarrollo del niño es un proceso que siempre va hacia adelante, que avanza, pero cuando se producen momentos como los celos, el camino se puede invertir y volver atrás. Por ejemplo, el niño se vuelve a hacer pis en la cama, a manchar la braguita o el calzoncillo o a querer dormir con el chupete. 

- Alteraciones de sueño. También puede ocurrir que el niño, que hasta la fecha no tenía ningún tipo de problema para conciliar el sueño, ahora le cueste más difícil e, incluso, tenga despertares en mitad de la noche.

- Cambios de apetito. Los padres deberán estar alerta en los hábitos de comida del niño porque pueden verse alterados. Desde rechazar probar su plato favorito que con tanto cariño le preparan sus padres hasta experimentar deseos incontrolables de comer a todas horas.

Qué hacer y qué no hacer si el niño siente celos hacia el padre o la madre

Celos de los hijos hacia el padre o la madre

Si el niño muestra celos de alguno de sus progenitores tiene todo el derecho de hacerlo y poder expresarlo. Quiere a uno de los padres para él y siente celos del otro y con esta actitud quiere mandar y controlar a la pareja. Se debe respetar este enfado, pero no hay que dejar que interfiera en la relación de pareja ni tampoco que haga efecto en la relación familiar.

El niño debe ocupar su lugar en la familia y para ello los progenitores no deben cambiar sus conductas hacia él ni hacia la pareja. El niño debe ir tomando conciencia poco a poco que los padres son pareja y que él no puede decidir en su relación. Cuando los niños se encuentran en esta situación los padres pueden ayudar con diversas actitudes. ¡Aquí tienes una lista con los mejores consejos!

- Los padres han de considerar que esta etapa por la que atraviesa el niño es algo normal y pasajero dentro de su desarrollo.

- No entrar en su juego. El niño estará confuso y los padres han de ayudarle. En ningún caso debemos apartarle, regañarle o chillarle porque lo único que conseguiremos será que él sienta que realmente sobra porque nos molesta, ¡y no es así!

- Sin burlas. Para los hijos puede ser un tema muy serio, aunque a los adultos nos resulte 'divertido'. Si nos reímos de esta circunstancia podemos estar causándole al niño una profunda herida emocional.

- Los progenitores deben comprender y aceptar los sentimientos del niño. Así, cuando el niño se enfade con sus padres, estos han de respetarle pero sin hacer mucho caso. Es decir, escucharle pero sin darle explicaciones.

- No dejar de mostrar cariño en la pareja delante del niño. Gracias a esto se ayuda al niño a superar la etapa de celos de manera sana. Si paramos estas muestras de afecto, esta conducta del niño se verá reforzada y, en lugar de mitigarse, se acentuará.

- Además de tener momento de intimidad con la pareja que han de ser respetados.

- No enfadarnos. Puede darse la situación de que este comportamiento del niño os pases factura y al final terminéis discutiendo con vuestra pareja. Siempre que se pueda, no llegar a esta situación y, menos, regañar al otro delante del niño. ¡Pensará que ha ganado esta 'particular batalla'!

Herramientas educativas para ayudar a gestionar los celos infantiles

Cuando esta situación se da, los padres deben hablar con el niño para explicarle que papá y mamá se quieren mucho, pero que a él también le quieren, y que eso nunca jamás va a cambiar. También podemos trabajar estos celos a través del juego (role play) o con la lectura de los siguientes cuentos.

Puedes leer más artículos similares a Cuando los niños sienten celos hacia su madre o su padre, en la categoría de Celos en Guiainfantil.com.