Cuando los niños sienten celos hacia su madre o su padre

Celos infantiles hacia sus padres

Las reacciones de los niños siempre sorprenden. Una de las más curiosas que podemos contemplar es la de los celos de los niños hacia uno de sus progenitores. Cuando los padres se abrazan o se besan, hay algunos niños que se enfadan expresándolo con gritos y llorando para impedir que se pueda dar esta muestra de cariño entre los progenitores.

Los hijos y, sobretodo, los niños que no tienen hermanos, sienten de manera natural e inevitable un enamoramiento hacia uno de sus progenitores cuando son pequeños. Este tipo de celos que sienten los niños hacia el padre o la madre les hace sufrir, pero a la vez les ayuda a crecer y a madurar.

Niños que sienten celos hacia la madre o el padre

Celos de los hijos hacia el padre o la madre

Cuando los hijos, si son chicos quieren a su madre para ellos solos y no la quieren compartir con su padre; y las chicas quieren a su padre para ellas solas y es la madre la que estorba. Estamos hablando del concepto que Freud denominó: Complejo de Edipo.

Este complejo aparece entre los tres y los siete años. Se trata de una etapa normal en el desarrollo donde los pequeños se sienten atraídos por uno de sus progenitores y empiezan a experimentar un rechazo inconsciente hacia el otro. Con el tiempo esta tendencia desaparece.

Qué hacer si el niño siente celos hacia el padre o la madre

Si el niño muestra celos de alguno de sus progenitores tiene todo el derecho de hacerlo y poder expresarlo. Quiere a uno de los padres para él y siente celos del otro y con esta actitud quiere mandar y controlar a la pareja. Se debe respetar este enfado pero no hay que dejar que interfiera en la relación de pareja.

El niño debe ocupar su lugar en la familia y para ello los progenitores no deben cambiar sus conductas hacia él ni hacia la pareja. El niño debe ir tomando conciencia poco a poco que los padres son pareja y que él no puede decidir en su relación.

Cuando los niños se encuentran en esta situación los padres pueden ayudar con diversas actitudes:

- Los padres han de considerar que esta etapa por la que atraviesa el niño es algo normal y pasajero dentro de su desarrollo.

- No entrar en su juego. El niño estará confuso y los padres han de ayudarle.

- Sin burlas. Para los hijos puede ser un tema muy serio aunque a los adultos nos resulte “divertido”.

- Los progenitores ha de comprender y aceptar los sentimientos del niño. Así, cuando el niño se enfade con sus padres, estos han de respetarle pero sin hacer mucho caso. Es decir, escucharle pero sin darle explicaciones.

- No dejar de mostrar cariño en la pareja delante del niño. Gracias a esto se ayuda al niño a superar la etapa de celos de manera sana.

- Además de tener momento de intimidad con la pareja que han de ser respetados.