Cómo y desde cuándo debemos empezar a educar las emociones de los niños

La importancia de la educación emocional para el desarrollo de nuestros hijos

Begoña Ibarrola

Todos los expertos en educación coinciden en el importante papel que juegan las emociones para el desarrollo y el crecimiento de los niños, de ahí que cada vez en más colegios e institutos se esté prestando atención a esta 'nueva asignatura'. Pero no solo los profesores deben trabajar las emociones con los niños en el aula, desde casa también los padres tienen un importante papel. Eso sí, las dudas siempre son las mismas: ¿Cómo y desde cuándo debemos empezar a educar las emociones de los niños? ¿Por qué es importante trabajar las emociones con los niños? ¿Qué es la educación emocional? ¿Las emociones de los padres influyen en nuestros hijos? ¡Vamos a verlo todo en detalle!

Por qué debemos educar las emociones de los niños y desde cuándo hacerlo

educar en las emociones

Las emociones de los niños cuentan mucho, influyen en ellos desde que nacen y, sin embargo, en la mayoría de las ocasiones, quedan relegadas a un segundo plano por desconocimiento. Educar a nuestros hijos en las emociones desde la infancia es muy importante y necesario para su correcto desarrollo. Primero porque, aunque no nos demos cuenta de ello, sentimos antes de nacer, es decir, nacemos con la emociones, lo que hay que hacer, según se va creciendo, es educar al pequeño en esas emociones. Legitimarlas y educarlas.

Sin embargo, y a pesar de lo importante que es esto, toda la educación se centra, en general, en desarrollar la dimensión cognitiva, mientras que se deja un poco de lado las emociones como si fuera algo que por el mero hecho de ir creciendo fuéramos a aprender a educar cuando en verdad no es así. Piensa que el niño por sí solo no es capaz de gestionar sus emociones, de ahí que haya que educarle en esos sentimientos.

Entonces, ¿cómo y desde cuándo debemos empezar a educar las emociones? Yo diría que desde que el niño nace es importante ir educando poco a poco en esas emociones. Antes de nacer, la madre debe cuidar su estado emocional pues el bebé va a sentir todo lo que sienta su madre.

Una vez el pequeño llega al mundo, su comunicación es eminentemente emocional. No tiene otra forma de comunicarse que no sea a través de los gestos, el llanto, la sonrisa... La cara nos va a indicar su estado emocional y el adulto es el que tiene que empatizar con el bebé para saber cómo se siente y qué necesidades tiene que cubrir.

Por lo tanto, las primeras lecciones de educación emocional se dan en la familia. Posteriormente, se darán también en la escuela. Además, debemos tener claro que las emociones del adulto y del niño se tienen que educar juntas porque a la mayoría de los adultos no nos han enseñado a manejar las emociones.

Cómo influyen las emociones de los niños en los padres

emociones de los padres

¿Sabías que las emociones son contagiosas? Así sucede muchas veces somos los padres los que transmitimos un estado o sentimiento a los niños, y viceversa, y en este punto los adultos deben permanecer muy atentos.

Por ejemplo, si tus hijos empiezan a tener pataletas o una situación de enfado, los mayores debemos permanecer tranquilos y ayudar a los niños a salir de ese bucle de enfado, pero en ningún caso meternos nosotros también en él.

Por lo tanto, a veces son los niños los que contagian la emoción a sus padres cuando en verdad debe ser al revés, que los padres, desde la calma y la gestión emocional, sepan influir en las emociones de los hijos y, como he explicado anteriormente, les ayuden a salir de una rabieta con el humor (podéis contarles un chiste o algo divertido que os haya pasado) o la distracción (hazle olvidarse de ese estado de alguna manera, por ejemplo, proponiéndole algún plan fuera de casa).

Como resumen y para que te quede todo mucho claro, compartimos contigo este pequeño guion que nos da las claves para entender las emociones y centrarnos de forma correcta en la educación emocional de nuestros hijos. Porque un niño que entiende sus sentimientos será un adulto mucho más feliz. ¡Apréndetelo de memoria, cópialo en la pizarra de la cocina o pégalo con un post-it en la puerta del comedor! 

1. Sentimos antes de nacer.

2. Hay que legitimar las emociones, pero también educarlas.

3. El niño siente desde que está en el vientre de la madre.

[Leer más: Qué siente el bebé en la tripa de mamá cuando esta llora]

4. Un bebé se comunica con sus padres a través de las emociones.

5. Las primeras lecciones de educación emocional se dan en la familia.

6. Las emociones son contagiosas.

7. El humor puede ser un gran aliado para gestionar emociones.

Cuentos para educar a los niños en las emociones

cuento sobre las emociones

Otra herramienta que está demostrada que funciona de manera eficaz en la educación, gestión y canalización de las emociones son los cuentos. Y es que la literatura tiene un poder mágico sobre el cerebro de los niños. No dejes de echar un vistazo a esta selección de relatos cortos que hablan del enfado, la alegría o la tristeza.

Puedes leer más artículos similares a Cómo y desde cuándo debemos empezar a educar las emociones de los niños, en la categoría de Conducta en Guiainfantil.com.