Qué siente un niño que tiene celos y cómo pueden los padres ayudarle

Detrás de esa conducta existe una necesidad del niño que los padres deben intentar cubrir

Úrsula Perona
Úrsula Perona Psicóloga infantil y divulgadora

¿Cómo podemos identificar los celos de nuestro hijo? ¿Tienen solución? ¿Qué debemos hacer? Debes saber, primero de todo, que los celos entre hermanos son totalmente normales. En este post explicamos qué son los celos y cómo actuar para ponerle solución a este problema tan común en la infancia de niños y niñas. ¡Con paciencia seguro que lo conseguiremos!

Cómo diferenciar los celos de la envidia en los niños

celos y envidia entre hermanos

Debemos saber, en primer lugar, que los celos son una emoción absolutamente normal que forma parte del repertorio del ser humano. Hay que saber también que no es una emoción negativa. Está ahí para avisarnos de algo. ¿De qué nos tiene que alertar una conducta de celos de unos de nuestros hijos hacia otro o hacia otros niños?

Los celos nos están avisando de que el niño teme perder algo que valora mucho, en general, eso que teme perder es nuestra atención. Por otro lado, hay que diferenciar los celos de la envidia. Yo puedo envidiar una característica o una competencia que el otro tiene y me gustaría tener para mí la belleza, el nivel económico de una persona... En cambio, los celos son un sentimiento de vulnerabilidad que tiene el niño al ver peligrar la atención que recibe de los padres o la posición que tiene dentro de la familia.

Los celos nos son fáciles de llevar, ni para el niño que los sufre ni para los padres o hermanos, porque se pueden dar conductas poco apropiadas. Primero de todo, debemos entender que es un sentimiento muy normal que los niños pueden experimentar en algún momento de sus vidas y que, para poder ayudarle, debemos comprender esos celos y hacerle sentir seguro y querido. 

Entre las situaciones más comunes en las que los celos hacen su aparición está la llegada de un hermanito a la familia o cuando uno de los hermanos despunta por algo concreto. En esos momentos, los padres pueden apreciar un cierto cambio en la conducta de su hijo: rechazo, rabia, enfado... Y, claro, para muchos progenitores son negativas pero recuerda que son manifestaciones de un sentimiento, ¡nada más!

Los sentimientos de un niño con celos y qué hacer para ayudarle

sentimiento de un niño con celos

Los celos nos avisan de algo, por lo tanto, podemos actuar. Hay que tener claro que corregir una conducta de este tipo desde los castigos o con riñas no sirve para nada. Eso no va a tranquilizar esa desazón que siente el niño, esa sensación de pérdida o ese miedo a perder el afecto de los padres. Por lo tanto, castigar las conductas de celos es algo infructuoso.

Entonces, ¿cómo podemos tratar los celos entre nuestros hijos? Es importante, como padre o madre, que te centres en ver qué mensaje te transmite la conducta de celos de tu hijo para así poder actuar de forma correcta. Para empezar, trataremos de cubrir la necesidad de nuestro hijo, porque esa es nuestra responsabilidad como padres.

Nosotros estamos ahí para darles a nuestros hijos lo que necesiten y, si en este caso, necesitan de más atención, pues así se la tendremos que dar. Si nuestro hijo se siente vulnerable porque acaba de llegar un hermanito o lo que quiera que le esté pasando, vamos a ayudarle en eso. Vamos a centrarnos en llenar esa necesidad. En este momento hay una carencia que está aflorando y en consecuencia tendremos que actuar.

Trataremos, primero, de ver qué necesidad existe para ver qué podemos darle desde nuestros recursos, demostrándole siempre con hechos (las palabras no lo son todo y menos en este caso) que nada hace peligrar nuestro amor por él. Le haremos ver también que nuestro amor es igual hacia todos los hijos, recuerda que es muy común que piensen que vamos a querer más al hermano que a él.

Otra cosa que funciona muy bien es, dentro de las posibilidades de cada uno, brindar una atención exclusiva a cada uno de los hijos, que vean que tienen su espacio único, que se sientan especiales y queridos. Dedicar un tiempo a solas a cada hijo y haciendo con cada uno de ellos lo que más le guste. Respetarles y darles a cada uno su espacio de manera exclusiva sirve de mucho. De este modo, la rivalidad y los celos se alejan.

Recuerda que los celos son normales y que, más que estar atento a las conductas, hay que pensar en cómo solucionarlos para darle a cada hijo su espacio y satisfacer así lo que demanda.

Cuentos para trabajar esta emoción con nuestros hijos

cuentos sobre los celos para los niños

Y para que tu hijo vea que es una emoción que muchos otros niños experimentan, puedes contarle alguna de las siguientes historias. ¡Se verá reflejado en ellas!

Puedes leer más artículos similares a Qué siente un niño que tiene celos y cómo pueden los padres ayudarle, en la categoría de Celos en Guiainfantil.com.