Por qué debes validar los celos de un niño hacia su hermano y más tips

Educación emocional para ayudar a un niño se siente celoso hacia su hermano

Laura Fuster
Laura Fuster Psicóloga clínica y sanitaria

¿Qué son los celos entre hermanos? ¿Qué podemos hacer los padres para evitar que nuestros hijos se sientan celosos? Los celos infantiles, sobre todo los que se dan entre hermanos, son algo totalmente normal. Se trata, sencillamente, de una reacción natural de adaptación a los cambios que sufre el niño en su núcleo familiar. Por ello, es importante que los padres aprendamos a validar los celos que un niño tiene hacia su hermano como parte de esa educación emocional que queremos procurarles. Pero, además, hay que tener en cuenta otros tips.

Cuando un niño se siente celoso de su hermano

Cuando un niño está celoso de sus hermanos

Ni todos los hijos únicos son egoístas, ni todos los hermanos se van a pelear o van a discutir a cada rato, ni el hecho de que ahora se peleen querrán decir que cuando sean mayores se van a llevar mal. Cuando se trata de los hijos, las generalizaciones no valen; cada pequeño es un mundo y cada uno tendrá sus propias actitudes y comportamientos.

Lo que sí podemos afirmar es que es bastante común que en algún momento de la infancia un hermano sienta celos de otro: cuando uno de ellos hace algo nuevo como aprender a andar, cuando saca buenas notas o simplemente porque nota que mamá o papá le ofrece más atención al otro. Esto hace que el niño o la niña sienta la emoción de los celos, lo que a veces repercute en un cambio de conducta.

Que tus hijos se lleven bien, ahora y el día de mañana, va a depender en gran medida de ellos. No obstante, tanto los padres como el resto de la familia podemos hacer mucho para que tengan una relación sana basada en la confianza, el afecto, el cariño y el amor mutuo.

Validar los celos de los niños y más tips de educación emocional

Validar los celos de los niños

La frustración, la falta de atención, el poco tiempo que les dedicamos y las escasas explicaciones son algunas de las razones que se esconden detrás de los celos infantiles entre hermanos. ¿Qué podemos hacer los padres para lograr que nuestros hijos se sientan mejor? ¿Qué sí y qué no es lo más acertado?

1. Haz un ejercicio de empatía hacia tu hijo
Trata de ponerte en el lugar de tu hijo: ¿cómo te sentirías tú si de repente toda la atención va hacia el nuevo miembro de la familia, para el bebé que acaba de nacer? Hacer un ejercicio de empatía hacia el niño nos servirá para entender cómo se puede estar sintiendo.

Resulta que él pensaba que iba a jugar a cada rato con su hermano y ahora que ya está en casa ¡no puede hacer nada de nada con él! Frases como 'te entiendo', 'cuando era pequeña me sentí igual', 'a todos nos pasa', '¿quieres un abrazo?' suman y reconfortan.

2. Valida sus emociones
Cuando uno se siente celoso, muchas veces, malinterpreta lo que los demás hacen o dicen. Para tratar de evitar esto en la medida de lo posible, habla con tu hijo, valida sus emociones, trata de entender y de hacerle ver a él que sus celos son normales y que, poco a poco y sin prisas que valgan, se irán pasando.

No podemos olvidar que, igual que el resto de las emociones, no sirve de nada ignorar los celos. La educación emocional nos indica que debemos ayudar a nuestro hijo a identificar esta emoción, ponerle nombre y le enseñaremos a gestionarla.

3. Pon nombre a las emociones que siente tu pequeño
Como te decíamos, es importante enseñar a los niños a poner nombre a eso que están sintiendo: celos. En lugar de regañar al pequeño porque se siente frustrado y no se comporta como debe (o de decirle a cada rato 'estás celoso', 'qué celoso eres', 'ya estás otra vez igual que siempre'), lo que haremos será nombrar a las emociones y darles el lugar que se merecen.

¡Todas las emociones son válidas! Están ahí, hay que tratarlas, escucharlas y no obviarlas, debemos mirarlas de frente. Porque, si hacemos justo lo contrario, se nos harán 'bola' y acabarán por lastimar más al niño o niña.

La emoción de los celos de los hermanos

4. Ofrece alternativas y soluciones a tu hijo
Debes ayudar a encontrar una solución al conflicto que siente. ¿Qué podemos hacer con este problema? ¿Qué crees tú que te ayudaría? Puede que al niño se le ocurra algo que le haga sentir mejor. Los cuentos son recursos de gran utilidad en la gestión de celos entre hermanos, ¡no lo olvides!

5. Demuestra siempre tu cariño y amor incondicional
Es la mejor forma de que comprenda de que sus padres no le van a dejar de querer porque ahora tenga un hermanito, ¡ni mucho menos! Aquí no es tanto el amor que tienes por tu hijo, incondicional, por supuesto, sino el modo en el que él se sienta querido, por eso, dedicarle un ratito exclusivo para él y resaltar sus mejores cualidades harán que vea de un modo mucho más positivo la nueva situación que tenéis en casa.

6. Involucra al niño en las tareas relacionadas con el cuidado del hermanito
Hacer partícipe al hermano mayor del cuidado del pequeño, en la medida que se pueda (traer las toallitas, ayudar a la hora del baño, vestirle...), le dará una gran responsabilidad (ojo con no dar al hermano más responsabilidades de las que le corresponden), se sentirá parte y útil, uno más, que tiene un papel importante y, como consecuencia, los celos empezarán a perder intensidad.

Los celos de hermanos se pasan, poco a poco quedarán atrás, sobre todo cuando los niños empiecen a interactuar entre ellos. ¡Tus hijos descubrirán lo maravilloso que es tenerse el uno al otro!

Puedes leer más artículos similares a Por qué debes validar los celos de un niño hacia su hermano y más tips, en la categoría de Celos en Guiainfantil.com.