5 mandamientos de la alimentación del niño en la Escuela Infantil

Cómo debe ser la alimentación saludable de los niños que comen en el comedor de la Escuela Infantil

Es de vital importancia que, ya desde muy pequeños, tanto padres como escuelas infantiles brinden a los niños una buena educación en nutrición, ya que esto sentará las bases para la adopción de hábitos saludables que podrán perdurar toda la vida.

El momento del almuerzo en la escuela infantil es un espacio ideal para este aprendizaje en bebés y niños. Mientras comen, aprenden numerosas habilidades: desde masticar, tragar y manipular alimentos, hasta a descubrir diferentes olores, texturas y sabores con la finalidad de que se incorporen poco a poco a la alimentación diaria del pequeño. Por ello, es importante que en el centro exista una buena introducción de los diferentes alimentos para poder garantizarles a los bebés y niños todos los nutrientes necesarios para su organismo. Presta atención, porque estos deben ser los 5 mandamientos de la alimentación del niño en la Escuela Infantil.

Los 5 mandamientos de la alimentación del niño en la Escuela Infantil

Mandamientos de la alimentación de Escuelas Infantiles

Es muy importante que los niños adopten unos buenos hábitos saludables de pequeños para poder garantizar un estado de salud óptimo durante el crecimiento. En poco tiempo los niños descubren una gran cantidad de sabores, texturas y olores nuevos para ellos.

Comer en grupo en las escuelas fomenta que, en muchas ocasiones, todos los niños coman de todo aunque no les guste porque se motivan al ver al resto y comen por imitación. Además de unos menús muy equilibrados y validados por dietistas-nutricionistas. Dicho esto, ¿cuáles son los mandamientos de la alimentación del niño en la Escuela Infantil?:

1. Entre muchas acciones que potencian la dieta mediterránea, destaca la introducción de algunos alimentos ecológicos de manera progresiva en cada uno de los menús y la potenciación de cocciones sanas y sin aceites. 

2. Las texturas del menú deben estar muy bien estudiadas para que la consistencia se adapte a cada etapa del bebé o el niño

3. Otro aspecto que se debe tener en cuenta en las escuelas son los ritmos de masticación de los niños, creando la premisa de que cada niño es único y diferente. Por ello, en los centros infantiles, las educadoras y educadores deben tener mucha paciencia y dedicar a cada niño el tiempo imprescindibles. 

4. Siempre hay que respetar la saciedad del niño ya que si no se respeta puede comer más de lo normal y de cierto modo se puede estar induciendo a comer siempre más de lo que se necesita. 

5. Por otro lado, el centro debe garantizar que sus combinaciones de platos ofrecen una variedad gastronómica ni muy densa ni muy suave para los pequeños comensales.

Roser Montané Prats- Nutricionista escuelas infantiles Nemomarlin